Paz Bascuñán y grabaciones de "Preciosas": "El dolor de la cárcel se siente en la piel"

Por

 

A pesar de que no es primera vez que visita una cárcel, Paz Bascuñán siente que esta vez es distinta. La actriz camina mirando el suelo del patio central de la ex cárcel de Buin, lugar elegido por el área dramática de Canal 13 para grabar “Preciosas”, su nueva apuesta nocturna.

En la serie, que aún no confirma fecha de estreno, Bascuñán interpreta a Frida, una mujer que contagia con su entusiasmo y su personalidad acogedora.

“Nos parecemos bastante, Frida y yo somos muy alegres, y siempre andamos mirando el lado bueno de las cosas”, cuenta la actriz luego de grabar la escena 33 del segundo capítulo de la teleserie que narra cómo un grupo de mujeres escapa del recinto penitenciario, y que luego huyen con distintos destinos para rearmar sus vidas.

“Por allá nos escapamos”, cuenta la nieta del fallecido presidente Patricio Aylwin, mientras indica una reja rota acondicionada para la fuga del grupo que también integra Karla Melo, Tamara Acosta, Loreto Aravena, Susana Hidalgo, Malucha Pinto y Lorena Bosch.

-¿Qué ha sido lo más difícil de las grabaciones?
-Siento que lo más complicado ha sido interpretar un personaje mucho más alejado de mi. “La Cristi” (su personaje en “Soltera otra vez”) era alguien que tiene que ver más con el mundo en el que estoy metida. Lo mismo ocurre con “Sin filtro”, pero este personaje se aleja mucho más de mi realidad, en términos de lenguaje, de look, de quinética. Ha sido todo un desafío.

-¿En qué se parecen Frida y Paz Bascuñán?
-Nos parecemos en que Frida es muy alegre, ella mira el lado positivo de las cosas, siempre anda tirando la talla, es aventurera, pero ella tiene otra intensidad, otra manera de hablar, de moverse, es “canera”.

-¿Ha sido el personaje que más te ha costado?
-No sé si el más difícil, pero anda cerca. “La Cristi”, por ejemplo, era más simple: vivía en un departamento, no en una cárcel, pero son cosas mínimas.

-¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar en una cárcel?
-Uf… es super potente convivir con la energía de una cárcel. En estos lugares hay mucha tristeza, tienen una carga energética muy ruda, y este lugar igual, las celdas, la sala de castigo, se siente en la piel que acá hubo dolor o sufrimiento,

-¿Conocías las cárceles antes de grabar esta teleserie?
-Cuando iba a la escuela iba a la cárcel de San Joaquín a hacer clases de teatro. Y ahora fue bonito volver, no volví a la misma, pero es bueno reencontrarse con esa realidad. Uno logra empatizar con la historia de esas mujeres, además que hoy hay todo un tema con la delincuencia, y acercarse de otra manera también es valioso, esto es parte de nuestra realidad.

-¿Qué tan cierto es eso de que penan en este lugar?
-Jajajajaja así dicen, pero a mi no me ha pasado nada. Lo que sí, cuando venimos de noche me da nervios, no me gusta quedarme sola. Y cada vez que vuelvo a la casa me doy una buena ducha con sal.

 

PUB/F.S.G. 

                   

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo