Yahoo y Facebook rechazaron WhatsApp: Así surgió esta app

Los primeros fracasos no los detuvieron.

Por Sergio Solís
Yahoo y Facebook rechazaron WhatsApp: Así surgió esta app

Como muchos saben, WhatsApp es la aplicación de mensajería vía Internet que ha revolucionado las comunicaciones en occidente, pasando de un ya casi obsoleto SMS (mensajes de texto vía telefonía móvil) a intercambio de mensajes vía Wi-Fi.
 
Sin embargo, pocos son los curiosos que saben cuál es la historia oculta de esta aplicación; quién son sus creadores y cuáles fueron las obstáculos que debió superar la compañía WhastApp Messenger Inc. desde sus inicios.

Esta marca comenzó como una pequeña startup fundada en el corazón de Mountain View por Jan Koum y Brian Acton en 2009. Ambos trabajaron previamente en Yahoo hasta el año 2007, cuando dejaron la compañía en busca de un sueño.

Según Forbes, Acton invirtió miles de dólares años antes durante el auge del punto-com (sitios de Internet) y perdió millones de dólares cuando el mercado se desplomó, sin embargo eso no lo detuvo para continuar con sus proyectos.

La leyenda dice que Koum se compró un iPhone en enero de 2009 y todo cambió. Convencido de que las apps pronto serían una gran industria, tuvo una idea: quería que en la lista de contactos apareciera junto a cada nombre un pequeño mensaje que indicara qué estaba haciendo esa persona.

El siguiente mes fundó la empresa en febrero del mismo año con un nombre que era un juego de palabras entre “What’s up” (qué pasa) y la palabra App. Contrató a un programador para que hiciera el software mientras él se encargaba de los servidores. Así, tres meses después la aplicación aparecería en la App Store de Apple.

Jan Koum junto con Brian Acton, fundadores de WhatsApp.

Jan Koum junto con Brian Acton, fundadores de WhatsApp.

Sin embargo, Koum se desanimó a las pocas semanas. La aplicación fallaba con frecuencia y no tenía demasiados usuarios, de modo que pensó en dejarlo.

Su amigo Brian le quitó la idea de la cabeza y le pidió que le diera unos meses más, mientras él mismo intentaba que le contrataran en Yahoo, Facebook e incluso Twitter, tres empresas que negaron la colaboración o compra de esta idea.

Cuando Apple actualizó el sistema operativo del iPhone y permitió a las aplicaciones enviar notificaciones, WhatsApp se actualizó para enviar una cada vez que un amigo cambiaba su estado.

Fue ahí que Koum se dio cuenta de que sin pretenderlo había creado una especie de servicio de mensajería instantánea, así que lanzó WhatsApp 2.0, que es básicamente la aplicación que todos conocemos.

En un par de meses, tuvo 250 mil usuarios. Acton se dio cuenta de que estaban frente al sustituto perfecto para el SMS e incluso para el MMS, aquel servicio carísimo que las operadoras querían que usáramos para enviarnos fotos.

Así que se incorporó al equipo y pronto consiguió que cinco amigos de ex trabajadores Yahoo invirtieran 250 mil dólares, gracias a lo cual Koum le concedió el título de cofundador y un porcentaje en la empresa.

Los primeros días, WhatsApp era a veces de pago y a veces gratis. La razón era que, aunque pretendían que no costara dinero, estaba creciendo demasiado rápido para poder asumir los costos en servidores y el envío del SMS de confirmación, así que usaban el precio de la aplicación para bajar el número de descargas y parar su crecimiento.

Cinco años después de inumerables mejoras, aditamentos y versiones, en febrero de 2014, Facebook, la red social que los había rechazado antes, compró la app por 19 mil millones de dólares. Lo que terminó un fructífero y arduo camino de estos dos emprendedores.

Loading...
Revisa el siguiente artículo