Columna de Isabel Allende Bussi: Votar es la reafirmación de ser parte de una comunidad

Esta semana dimos un gran paso en el Senado al aprobar en general el proyecto de ley -ya visto por la Cámara de Diputados- que establece el procedimiento para ejercer el derecho a voto de las y los chilenos que viven en el exterior. Esto, me llena de satisfacción y de orgullo, pues además tuvimos el apoyo transversal de todas y todos los senadores.

Para que hoy estemos legislando esta norma, primero fue necesario hacer una reforma constitucional, proceso que no estuvo exento de dificultades y dilaciones. De hecho, en el año 2005 fui autora de una propuesta legal en esta línea, pero lamentablemente se rechazó; luego, en 2009 presentamos una moción, que a pesar de tener el compromiso inicial de Renovación Nacional, después no se pudo cumplir y se rechazó nuevamente.

Recién en el año 2013 logramos al fin sacar adelante la reforma constitucional que hoy es ley. Esta vez, con el apoyo de los senadores Alberto Espina, Hernán Larraín, Patricio Walker y la entonces senadora Soledad Alvear.

También recuerdo perfectamente que el rechazo de la derecha se basaba en el supuesto que el voto en el exterior favorecería a un sector -en este caso la Concertación- pero Soledad Alvear realizó un estudio, siendo ministra de Relaciones Exteriores, y se demostró que de los 840 mil chilenos que viven en el exterior, sólo un 12% corresponde a personas que lo hicieron por motivos de exilio, y que la gran mayoría lo hace por razones económicas, familiares o de estudios.

En lo personal, puedo señalar que fui exiliada por 16 años, y cuando se vive fuera del país uno de los mayores anhelos es sentirse parte de la comunidad nacional, es por ello que tengo la convicción que el ejercicio del derecho a sufragio es uno de los lazos que permite sentirnos parte de la patria.

Para llegar al actual proyecto que no pone requisitos -más que el inscribirse en el consulado respectivo- tuvimos que rechazar una iniciativa del anterior gobierno de Sebastián Piñera, donde se pretendía imponer condiciones, como el haber viajado a Chile en los últimos cinco años, y fue la propia Corte Suprema quien impugnó la idea de establecer requisitos adicionales al derecho a sufragio, por considerarlo discriminatorio.

Hoy, son más de un centenar los países que cuentan con el derecho a voto en el exterior, y en nuestro país es cosa de ver las largas filas cuando se producen votaciones en Perú, Bolivia, Argentina, por nombrar nuestros países vecinos. Votar es la reafirmación de ser parte de una comunidad, que es como se vive cuando uno está fuera del país, y hoy, con las actuales tecnologías podemos estar más conectados e informados que nunca.

Siempre he sido una de las principales impulsoras de esta legislación y por ello, me siento profundamente satisfecha de esta larga batalla que hemos dado desde 1991, cuando el entonces diputado Dupré, presentó el primer proyecto de ley.

Quiero mencionar a todas y todos los chilenos que nos han acompañado desde el exterior, a través de distintas organizaciones que se han establecido, y felicitarles, porque su rol e impulso permanente ha sido central para lograr este resultado.

Estoy segura que una mayor participación ciudadana en nuestras elecciones, siempre generará más y mejor democracia para el país.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro