Super de Casinos revela que más de 33 mil máquinas de juego operan de manera ilegal en Chile

Por

 

La Superintendencia de Casinos de Juego (SCJ) dio a conocer el primer “Catastro y Caracterización de Salas de Máquinas de Juego Electrónicas” en Chile, realizado por la Dirección de Servicios Externos (DESE) de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Estudios Urbanos de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

En el marco del estudio se visitaron más de 3.000 locales comerciales que cuentan con una patente municipal vigente, en las 87 comunas de mayor población del país, constatando que en 1.327 de ellos existen máquinas electrónicas que pagan premios en dinero, con un total de 33.009 máquinas de juego a nivel nacional. Sólo siete de las comunas evaluadas no cuentan con este tipo de recintos.

Desde el organismo explicaron que las máquinas electrónicas que pagan premios en dinero se consideran de azar y, por lo tanto, sólo pueden ser explotadas en los casinos de juego autorizados por ésta. Por ello, indicó que corresponderá a las distintas autoridades locales y regionales la verificación de dicha situación para evitar la proliferación del juego ilegal en el país.

En ese contexto, la Superintendencia sostuvo que distribuyó los resultados de este estudio a los respectivos municipios, quienes deberán revisar la información y adoptar las medidas que corresponda en los casos en que se constate la explotación de juegos de azar fuera del alcance de la ey que regula la actividad de casinos de juego y al amparo de patentes municipales.

Del mismo modo, la entidad enviará la información a las intendencias regionales, a la Subsecretaría de Desarrollo Regional y a la Contraloría General de la República, para que puedan realizar las acciones que correspondan, conforme al ámbito de sus atribuciones, respecto de esta materia.

 

 

Locales catastrados

Respecto del estudio, en primer lugar, para determinar el universo de locales a visitar, se definió como salas de máquinas de juego a aquellos locales comerciales con patente registrada para este fin en su respectiva municipalidad y que llevan a cabo la prestación de esta actividad como giro principal, sin importar el número de máquinas o el tipo.

 

Esta definición excluye locales comerciales conocidos como “almacenes de barrio” que pudieran tener máquinas de juego, pero que no constituyen su giro principal.

 

La metodología para la ubicación de las salas de juego fue la siguiente:

 

  • Se solicitaron, mediante Ley de Transparencia, las patentes comerciales en las 87 comunas de mayor población a nivel nacional.

 

  • Las patentes se filtraron según su giro y se seleccionaron aquellas denominadas “sistemas de azar masivos”, “actividades de casinos de juego” y “salas de billar, bowling, pool y juegos electrónicos”.

 

  • A partir de esta información se geocodificaron y georreferenciaron las direcciones obtenidas para tener mapas de las posibles salas de juego, tras lo cual se realizaron recorridos visitando cada uno de los locales catastrados (3.039 salas visitadas), generando así la información del estudio.

 

En segundo lugar, se definieron como máquinas de juegos a catastrar aquellas que realizan apuestas de tipo electrónico y que brindan premios en fichas, tickets o dinero. Identificando las siguientes categorías:

 

  • Máquinas audiovisuales (donde hay video slots o rodillos, video póker, multidenominación –donde se pueden apostar distintos montos– y multijuego con bingo, póker, lotería, rodillo, etc).

 

  • Cascadas de dinero: se introducen por arriba monedas, las que caen a bandejas escalonadas tras un panel transparente.

 

  • Tragamonedas tipo pinball: similar a un flipper, pero con premios en dinero.

 

  • Otras: menos frecuentes. La más común es una máquina vertical, llamada tipo Payaso, en que la moneda se deposita en la parte inferior y se golpea hacia arriba con el fin de acertar a una columna.

 

 

 

 

 

 

DP/PCP

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo