Senado aprobó emisión de tarjetas de prepago de entidades no bancarias

Por

 

Aton Chile

 

El Senado aprobó este miércoles el proyecto que autoriza a entidades no bancarias, incluido el Metro, a emitir tarjetas de prepago. De este modo, la iniciativa cumplió su segundo trámite constitucional y deberá ser vista en tercer trámite en la Cámara de Diputados.

 

El ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, junto con agradecer el respaldo transversal, destacó que la iniciativa “significa que los bancos van a enfrentar una competencia muy importante de otros emisores y Chile va a poder dar un paso adicional en bancarizarse, en que la gente pueda usar plásticos para pagar, para que depositen ahí su sueldo y ayudas sociales, y no usar efectivo”.

 

Señaló que ello le da más competencia al sistema y “es un gran paso para la productividad, para ahorrar tiempo, para la seguridad en el uso de los recursos”.

 

Afirmó que si bien actualmente los bancos pueden emitir tarjetas de prepago, es un negocio que no se ha desarrollado, por lo que este proyecto permite que otros actores como cajas de compensación, cooperativas, el Metro, entre otros, puedan emitir estas tarjetas, que las personas “cargan” previamente con el dinero que disponen.

 

Valdés detalló que una de las ideas que generó mayor discusión, y se aprobó incluso con algunos votos en contra, es que Metro pueda participar de este negocio.

 

“La razón de esto es muy simple: existe la tarjeta Bip que opera el Metro y queremos que esa tarjeta, en el mediano plazo pueda usarse en otras cosas, que uno pueda pagar no sólo el transporte con esta tarjeta, sino por ejemplo comprar en un negocio”, comentó.

 

Agregó que, además, la idea es que Metro también ponga a disposición del sistema la infraestructura de oficinas en Santiago, lo que “va a permitir que la gente pueda rellenar su tarjeta en esas oficinas. Incluso más, ese artículo que se aprobó permite que Metro se mueva para que otras tarjetas puedan usarse en el sistema de transporte público”.

El ministro dijo que en el largo plazo, probablemente los celulares van a ser usados como tarjetas de pago.

 

“Este proyecto va hacia allá, avanza a que más actores puedan tener desarrollos tecnológicos que ayuden a la competencia y a hacer transacciones más seguras”, afirmó.

 

Ante una consulta, sostuvo que en la medida que este sistema se desarrolle la tarjeta Bip –o las nuevas tarjetas de prepago- podrían usarse para pagar un peaje, un estacionamiento, incluso el supermercado.

 

“Va a depender mucho de las capacidades de los distintos actores para poder hacer desarrollos tecnológicos, que permitan cobrar poco por cada transacción”, aseveró.

 

En síntesis, sostuvo que al existir más actores, habrá “más personas pensando en cómo hacer un negocio interesante para la gente, para que sea más fácil usar la tarjeta, más barato y más seguro”.

 

 

 

DP/PCP

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo