Kristen Stewart bajo las órdenes de Woody Allen: "No me tomó mucho tiempo acostumbrarme"

La actriz habla de su experiencia trabajando con el director en "Cafe Society"

Por

  Kristen Stewart tiene dos películas estrenándose próximamente. Una de ellas es “Equal”, una película independiente de ciencia ficción; la otra es “Cafe Society”, la nueva de Woody Allen. Ella piensa que es raro. “Sólo pienso que yo tendría que realmente, realmente, gustarte para que veas dos películas en un fin de semana”, bromea. Estamos hablando de “Cafe Society”, en el que la actriz de 26 años interpreta a una mujer joven en Hollywood de 1930 que se enamora de un joven (Jesse Eisenberg), a pesar de que ella está durmiendo con el tío (Steve Carell), un magnate del cine. Ella elige al tío, y los dos caminos se separan, sólo para volver a conectarse mucho más tarde, cuando sus vidas han cambiado dramáticamente. Woody Allen tiene su propio estilo, tambié. ¿Eras una de esas personas que vio todas sus películas?-No he visto todas sus películas, ni siquiera en lo más mínimo. Las que más me gustan de verdad son, obviamente, “Annie Hall”. Mi favorita es “Vicky Cristina Barcelona”. Me encanta esa película tanto que es una locura. Pueden ser muy oscuras y honestas, pero de una manera que no se siente deprimente. Es igual a “That’s Life!”-Creo que él tiene un enfoque casual a sus ansiedades. Las personas que están tan abrumadas y locas sobre las ansiedades en realidad no están tan llenas de ansiedad. Los que son como, “He estado tratando con esto desde que nací. Siempre he estado pensando en estos profundos pensamientos existenciales, que no puedo sobrepasar”. Eso es interesante para mí. Sin estar muy triste o sentir mucho dolor, nunca vas a ser feliz. Por el contrario, si nunca estás feliz nunca vas a sentir un montón de dolor. Los personajes aquí realmente suben y bajan así. Sufren de una gran angustia, luego siguen su camino pero siguen pensando con mucho cariño en el pasado.-Lo que me gusta de esta película es que es tan optimista. La gente piensa que es triste, pero [su personaje] no está triste y [el personaje de Jesse Eisenberg] no está triste. Tienes a dos personajes que miran hacia atrás y piensan: “No necesito ser el dueño o aferrarme a ello para valorarlo”. Cada persona me pregunta, “¿Hizo la decisión equivocada?” Y yo digo, [se encoge de hombros] “no lo sé.” No se trata de eso. Por lo general, el amor es tan fin del mundo en las películas. Si termina una relación la vida de los personajes termina. Pero a veces el amor sólo se acaba y uno sigue hacia adelante. Lo siento, estoy balbuceando un poco.-Yo hago lo mismo constantemente. Pero me hace mucho sentido y comparto lo que estás diciendo. [Risas] Debería preguntarte acerca de tus experiencias de trabajo con Woody, porque tiene un estilo muy inusual con los actores. No le gusta hablar con ellos o darles mucha dirección. A algunos actores les encanta y a algunos les asusta. ¿Qué te pareció a ti?-No me tomó mucho tiempo para acostumbrarme a su naturaleza romo. La mayoría de los directores siempre están protegiendo a sus pequeños actores preciosos y sus egos. Los quieren llenar con confianza, porque un actor con más confianza es mejor. El de cierta forma hace lo contrario. Cada actor venía a mí y me decía: “Creo que me odia.” Yo les decía, “confía en mí, pensé que me odiaba, también. Tal vez todavía me odie”. Si alguna vez tuve preguntas, supe que no había que preguntarle, porque él realmente quiere que uno piense por uno mismo. Eso se siente bien. Hay un poco de confianza que se puede tomar de eso, pero también él venía directo a mí y me decía, “te ves terrible.” ¿En serio?-Oh sí. Porque no le gustaba el vestido. “Tenemos que cambiarlo”. Él simplemente no tiene… ¿Gracia social?-O sea, ninguna. Yo decía, “Estoy completamente echando esto a perder?” Y Jesse decía, “Es sólo la forma en como él es”.   Matt Prigge / MWN

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo