Joven dejó su trabajo en restaurante para convertirse en millonario

Por Miguel Velazquez
Joven dejó su trabajo en restaurante para convertirse en millonario

Una foto publicada por Robert M (@rob.mfune) el 6 de Ago de 2016 a la(s) 3:24 PDT

Una foto publicada por Robert M (@rob.mfune) el 1 de Jul de 2015 a la(s) 10:10 PDT

¿Ser millonario a los 19 años? Se puede y la prueba de ello es Robert Mfune, un adolescente que aún no tiene la edad para beber una cerveza de forma legal en algunas partes del mundo, pero que ya maneja un Bentley bañado en oro. 

El joven que habita en Southampton, Inglaterra, es uno de los millonarios más jóvenes de Inglaterra. Aún no se conoce el monto de su fortuna, pero los “regalos” que ha hecho -como un automóvil de cerca de 250 mil dólares- hablan de una fortuna que él mismo forjó con su esfuerzo y con la suerte de haber estado en el momento y en el lugar adecuados. 

A sus 16 años, Mfune tenía dos empleos de medio tiempo: uno en un restaurante de la cadena McDonald’s y como tea boy en una empresa financiera, en donde les servía té y asistía en cosas menores a los operadores binarios y en donde se enseñó sobre finanzas. 

Después de aprender algunos de los trucos financieros sobre el comercio binario, decidió aplicarlos a su vida cotidiana, mientras mantenía su empleo en el restaurante de comida rápida. 

Pero antes de seguir, recordamos que las “opciones binarias” son un método de trading online, que es comprar o vender instrumentos financieros cotizados en la bolsa de valores. Según el periódico español “El Economista”, para esto no se necesitan años de estudios financieros y es un sencillo método de inversión.

Cuando servía el té llegué a aprender algunas cosas, a partir de ahí me fui a casa a realizar mis propias investigaciones”, declara al periódico británico “The Sun“. 

Para el momento en que Robert Mfune tenía 17 años, decidió invertir con una cuenta de banco creada con el nombre de su mamá, pero ella le dijo: “Tienes que dejar de hacer esto”.  A los 18 años, ya pudo crear una cuenta de operaciones con su propio nombre. 

El joven comenzó a ganar y perder grandes cantidades de dinero a través de Internet. Si embargo, también decidió de hacerse de una serie de propiedades, que incluyen dos cafeterías, una casa en Inglagterra y otra en Sudáfrica, país de donde es originario. 

“No soy materialista”

“Sin embargo, me gusta tener buenos coches”, cuenta Mfune de sus automóviles, porque además del Bentley bañado en oro tiene un Range Rover y un polo de VW. 

Aunque su madre no piensa lo mismo. “No me gusta su coche nuevo. Es demasiado llamativo. Quizás ya estoy pasada de moda, pero ¿por qué pintarlo de oro? Ya estaba bien”. Aunque no dejó de señalar: “Estoy orgullosa de mi hijo”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo