Qué es lo que busca WOM al denunciar a su competencia

Por

 

 

Posición dominantes. De eso acusa WOM a sus otras tres competidoras más grandes del mercado de la telefonía móvil y es el motivo por la cual presentó una denuncia ante la Fiscalía Nacional Económica (FNE).

 

La compañía de telecomunicaciones WOM, que llegó a Chile hace un año revolucionando la industria, presentó una denuncia ante la Fiscalía Nacional Económica (FNE), contra las tres operadoras dominantes de nuestro país, las incumbentes Entel, Claro y Movistar.

 

La empresa de capitales ingleses asegura que Claro, Movitar y Entel han intentado retrasar su entrada al mercado, afectando a su juicio la libre competencia y a los consumidores que quieren ejercer su derecho a portarse y optar por nuevas ofertas.

 

Desde WOM añaden que estas operadoras han bloqueado los equipos que comercializan, para prevenir que los clientes puedan portarse libremente y apunta a que han realizado diversas acciones, que tienen que ver con la banda 700 Mhz, que representan barreras de entrada para un nuevo competidor.

 

“Los incumbentes están afectando a los consumidores, dejándolos sin la posibilidad de acceder a nuevas ofertas y beneficios. Es una estrategia poco ética, que atenta en contra de los principios de la Ley de Portabilidad Numérica en Chile”, declaró Chris Bannister, CEO de WOM.

 

Sucede que esta firma, que se ha vuelto reconocida por su agresiva campaña publicitaria, pera con un software con una banda llamada AWS, mientras que las otras empresas operan con otra tecnología, por lo que según esta acusación, cuando los clientes se quieren cambiar, no lo pueden hacer porque el teléfono no es compatible y está bloqueado para operar con WOM.

 

Además, sostiene que no hay una explicación económica razonable, ya que no hay una diferencia de precios en la adquisición de equipos con o sin la banda AWS y aseguran que incluso, estas mismas compañías que tienen presencia en otros países de la región, promocionan equipos con dicha banda ya que operan con ésta.

 

El CEO agrega que “estas acciones de los incumbentes limitan la posibilidad de los usuarios de utilizar su propio teléfono -y no tener que comprar uno nuevo cuando no lo desean- al cambiarse de operador, lo que podría significar un costo estimado de 100 mil pesos adicionales por cada cliente en 18 meses, al que se le niega la opción de elegir la oferta más conveniente y la compañía en la que quiere estar”.

 

 

En definitiva, con esta acción judicial, la compañía espera:

 

– Detener inmediatamente la venta y promoción de equipos que no pueden ser utilizados en todas las compañías, para que así los usuarios puedan elegir libremente a su operador.

– Que las empresas acusadas compensen a los clientes afectados, donde su equipo no ha podido ser utilizado correctamente en su compañía de elección.

– Lograr que finalmente el mercado chileno sea más competitivo y más conveniente para los ciudadanos.

 

“Creemos que son alrededor de 3 millones los usuarios que han sido engañados, y que las compensaciones deberían alcanzar los 250 millones de dólares. Esperamos que esta investigación termine con estas prácticas abusivas inmediatamente”, finaliza Chris Bannister.

 

 

DiarioPyme se comunicó con las compañías aludidas, pero declinaron a hacer una declaración a la espera de ser notificadas.

 

 

 

 

DP/PCP

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo