Capacitación y mercado laboral flexible: las soluciones para bajar tasa de "ninis" en Chile

Por

 

Pablo Contreras Pérez

 

La tasa de jóvenes que no estudian ni trabajan en Chile es del 18,8% según informó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde).

 

Al respecto, Nicolás Farfán, director nacional de Instituto Nacional de la Juventud (Injuv), destaca que “en cuatro años se logró una baja casi del 5%. Estas cifras demuestran que las políticas que se han implementado en materias de educación y trabajo van en la línea correcta”.

 

Algo con lo que coincide Alejandro Urzúa, académico de la Universidad Andrés Bello, quien plantea que la caída de los jóvenes “ninis” coincide también con que en los últimos años “ha habido mayor acceso a la educación del tercer ciclo o superior”.

 

Pese a todo, nuestro país se ubica en el sexto puesto de los 34 países que componen la organización, lo que podría explicarse porque, “al ser una mano de obra poco cualificada, los jóvenes tienen mayores niveles de vulnerabilidad y son mucho más sensibles a los ciclos económicos”, añade el académico. Pese a ello, Farfán subraya que “debemos rescatar que nuestro país exhibe una de las mejores cifras de la región, donde en la mayoría de los países sobrepasan el 20%”.

 

Otro aspecto no menor que evidencia el informe es la brecha que hay entre mujeres y hombres, lo que a juicio del director del Injuv, se explica porque “el mercado y la sociedad en general es mucho menos amable con las mujeres, estamos aún en una cultura bastante machista donde ellas deben quedarse en casa cuidando a los niños o adultos mayores, postergando su desarrollo personal y profesional”. De hecho, según datos del Gobierno de 2013, el 72% del total de jóvenes que no trabajan ni estudian son mujeres y de ese total el 67% son madres.

 

Para ambos, las medidas para poder revertir esta estadística que informa la Ocde deben enfocarse en dos aspectos principales.

 

“A lo que tenemos que apuntar en Chile es poner el foco en la productividad y eso pasa por mayores niveles de capacitación y competencias técnicas”, sostiene Urzúa. En ese sentido, Farfán recalca que “es imprescindible que el sistema educacional converse de mejor manera con el mercado laboral y así facilitar el acceso de jóvenes vulnerables a un trabajo con estándares mínimos”.

 

Junto a lo anterior, la autoridad insta al sector privado a facilitar la entrada al mercado laboral. “El mundo privado debe dar mayores oportunidades, aprovechar los incentivos gubernamentales para la contratación de jóvenes, entregar facilidades horarias para que completen sus estudios o puedan capacitarse”, concluye.

 

 

 

Baja el número de jóvenes “ninis” en Chile pero cifra es de las más altas de la Ocde

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo