Reino Unido aprueba método de "fracturar" la tierra para extraer gas

Por

 

 

EFE

 

El gobierno británico dio este jueves luz verde a la fracturación hidráulica en forma horizontal para la extracción de gas de esquisto en una zona del norte de Inglaterra, lo que supone una medida histórica para este sector energético.

 

El ministro británico de Comunidades, Sajid Javid, aprobó hoy este controvertido proceso de extracción para que la compañía británica de energía Cuadrilla pueda extraer el gas en cuatro pozos de Fylde, en el condado de Lancashire, en el norte de Inglaterra.

 

No obstante, aún no se ha tomado la decisión sobre un segundo lugar en el área de Roseacre Wood, en el mismo condado, por temor al impacto medioambiental que la extracción pueda tener en la zona.

 

Los grupos defensores del medio ambiente criticaron la decisión, que calificaron como “negación” de la democracia, pues el Gobierno ha revertido la prohibición original de las autoridades municipales para la extracción horizontal del gas de esquisto.

 

El ayuntamiento de Lancashire había rechazado el permiso el año pasado porque temía el impacto para el tráfico y el ruido en la zona, sin embargo Cuadrilla decidió recurrir la medida.

 

El consejero delegado de la compañía, Francis Egan, dijo hoy que habían llevado a cabo una “profunda evaluación” sobre el impacto de este tipo de explotación y recalcó que la Agencia de Medioambiente del país estaba satisfecha con este análisis.

 

La portavoz de los residentes de Fylde, Pam Foster, señaló hoy que el visto bueno supone negar el principio democrático pues todas las autoridades locales habían rechazado la fracturación.

 

“Hemos seguido todos los canales democráticos. No nos queda nada. Estamos bastante disgustados”, añadió Foster.

 

Cuadrilla, que estima hay grandes cantidades de gas en las rocas profundas de Lancashire, espera empezar la fracturación hidráulica a finales del año próximo.

 

Esta actividad fue prohibida en el Reino Unido en 2011 después de que provocara pequeños terremotos cerca de Blackpool, en el noroeste de Inglaterra, pero la medida fue levantada un año después.

 

Esta explotación horizontal permite extraer el gas de una capa específica de rocas y se la considera más productiva que el sistema vertical de perforación, que alcanza una zona más pequeña.

 

La fracturación hidráulica se realiza en un pozo previamente construido y entubado, y en ella se utiliza agua a alta presión para extraer el gas de las rocas.

 

 

 

 

DP/PCP

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo