Calor extremo: Santiago registra la temperatura histórica más alta

La estación Quinta Normal de la Dirección Meteorológica de Chile registró 37,3º. Para mañana se espera que las temperaturas bajen.

Por Javiera Ortiz Pulgar
Calor extremo: Santiago registra la temperatura histórica más alta

Los termómetros de la Dirección Meteorológica de Chile (DMC) registraron durante la tarde de este miércoles 14 de diciembre la temperatura histórica más alta registrada en la capital. La máxima alcanzó los 37,3º a las 16:03 horas, según registros de la Estación Quinta Normal de la DMC.

Hace 101 años que nos se batía un record de esta índole: en 1915 se había registrado 37,2º, la mayor temperatura registrada en Santiago hasta hoy.  

La DMC alertó el domingo pasado un evento de calor extremo que se viviría este miércoles entre las regiones de Valparaíso y el Maule. En la Región de O’Higgins, la máxima registrada en Rancagua fue de 34º, mientras que en el Maule, Curicó anotó temperaturas que bordearon los 34,3º.

Tal como informó el jefe del Centro Nacional de Análisis de la DMC, Arnaldo Zuñiga, la explicación de por qué hoy tuvimos un día mucho más caluroso que los anteriores jornadas se debe a que si bien las temperaturas de la zona centro están determinadas todo el año por el sistema “anticiclón del Pacífico”, desde el día de ayer este se ha potenciado en extremo por aire que baja y que genera presión en el suelo. Esto calienta el aire, y por lo tanto suben las temperaturas.

Además de lo anterior, durante esta jornada descendió aire cálido desde la cordillera, generando un calentamiento adicional. Para mañana no se esperan vientos cordilleranos y además comenzará a soplar vientos desde la costa, introduciendo aire más fresco que moderará las temperaturas. 

En tanto, el Ministerio de Salud llama a la población a prevenir problemas de salud asociados al calor extremo, ya que afecta a personas con enfermedades cardiovasculares y respiratorias, sobre todo aquellas de avanzada edad.

Además, la entidad de salud alertó mediante su página web que “las altas temperaturas provocan un aumento de los niveles de ozono de otros contaminantes del aire, que agravan aún más las enfermedades previamente mencionadas”.

“Los niveles de polen y otros alérgenos también son mayores en caso de calor extremo, pudiendo provocar asma y descompensación de patologías respiratorias crónicas”, agregaron. 

Según la DMC en el último siglo las temperaturas más altas para la capital se registraron en 1998 , cuando se alcanzaron máximas de 35,4º; en 1919 cuando los termómetros marcaron 36,3º; y en 1915 cuando se registraron 37,2º.

PUB/JO

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo