Anuncian nuevo acuerdo para evacuar a civiles y combatientes rebeldes de Alepo

Tras varias horas de negociaciones, que culminaron a las 01H00 GMT, un alto responsable militar sirio anunció la firma de un nuevo acuerdo de evacuación.

Por afp
Anuncian nuevo acuerdo para evacuar a civiles y combatientes rebeldes de Alepo

Los militares sirios preparaban este jueves la evacuación de unos 4.000 rebeldes y sus familiares de Alepo, una operación que sellará la victoria del régimen en la segunda ciudad del país, reconquistada en su totalidad al cabo de una fulminante ofensiva de treinta días.

Tras varias horas de negociaciones, que culminaron a las 01H00 GMT, un alto responsable militar sirio anunció la firma de un nuevo acuerdo de evacuación.

Unos 200 heridos y sus familiares serán los primeros en salir de la ciudad, indicó una fuente cercana al régimen al corriente de las negociaciones.

Luego lo harán los rebeldes y sus familiares y “250 militantes” antigubernamentales no armados, agregó.

El acuerdo prevé también la evacuación de heridos y enfermos de Fua y Kefraya, dos ciudades chiitas sitiadas por los rebeldes en la provincia de Idlib, hacia zonas controladas por el régimen.

El acuerdo concierne unas 4.000 personas, informó por su parte la televisión siria.

Una iniciativa similar, negociada bajo la égida de Rusia, aliado del régimen sirio, y Turquía, que apoya a los insurgentes, había fracasado en la víspera, abriendo paso a una nueva jornada de combates.

La salida de los rebeldes simbolizará el máximo éxito del gobierno del presidente Bashar al Asad y sus aliados ruso e iraní desde el inicio de la guerra civil en 2011.

“Se ha alcanzado un acuerdo para que los rebeldes se vayan, los preparativos se llevan a cabo ahora”, indicó la fuente militar siria, que no dio detalle sobre la suerte de los civiles.

Rusia, que aporta una ayuda determinante al gobierno sirio, confirmó la operación, que será supervisada por sus militares por “orden del presidente Vladimir Putin”.

“La evacuación de los rebeldes se hará a bordo de 20 autobuses y 10 ambulancias que tomarán un corredor especial en dirección a Idlib”, en el noroeste de Siria, indicó el ejército ruso en un comunicado.

Idlib, provincia vecina de Alepo, es el último bastión de la rebelión que controla además apenas algunos sectores dispersos en Deraa (sur) y cerca de Damasco.

El ejército ruso precisó que supervisará la operación de evacuación “con cámaras de vigilancia y drones”.

Corredor especial

“Las evacuaciones se harán por el barrio de Ramusa”, en la periferia sur de Alepo, indicó a la AFP Al Faruk Abu Bakr, un responsable del poderoso grupo islamista Ahrar al Sham, a cargo de las negociaciones por parte de los rebeldes.

“Estamos preparando el primer contingente que concierne a los civiles heridos, a sus familiares, y a otros civiles”, indicó a la AFP Ahmad Al Dbis, al frente de una unidad de médicos y voluntarios que coordinan las evacuaciones.

El primer contingente incluye unas 200 personas, dijo Ahmad Al Dbis en conversación telefónica con la AFP.

“La gente está subiendo a los autobuses en este momento”, agregó.

Un mes de destrucciones

El miércoles, centenares de sirios habían esperado en vano, en medio del frío, poder salir de los barrios sitiados por el ejército sirio.

Tras unas horas de calma, estallaron nuevos combates entre rebeldes y fuerzas gubernamentales.

Rusia acusó a los rebeldes de haber reiniciado los combates y bloquear la evacuación de miles.

Por su parte, Turquía acusó de la nueva ola de violencia a las tropas sirias y sus aliados.

El acuerdo de este jueves tuvo lugar exactamente un mes después del inicio de la ofensiva final de las fuerzas gubernamentales, el 15 de noviembre.

Los aviones rusos y sirios desarrollaron una intensa campaña de bombardeos para preparar la ofensiva terrestre de las tropas sirias y sus aliados extranjeros, entre ellos los milicianos del movimiento libanés Hezbolá y las milicias iraníes e iraquíes.

La ONU y varios países occidentales denunciaron esta semana las atrocidades que habrían sido cometidas contra los civiles en los barrios reconquistados por el ejército.

En cuatro semanas, la ofensiva causó la muerte de más de 463 civiles en el este de Alepo, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Los disparos rebeldes contra el oeste de Alepo, bajo control gubernamental, causaron la muerte de 130 civiles.

Desde el inicio, en marzo de 2011, el conflicto causó más de 310.000 muertos y desplazó a la mitad de la población siria.

PUB/NL

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo