Columna de Beatriz Sánchez: Todos responsables

Columna de Beatriz Sánchez: Todos responsables

¿Cuál es la responsabilidad que tenemos todos? ¿Cuál es la responsabilidad de la sociedad a la que pertenecemos? ¿Cuál es la responsabilidad de los medios de comunicación? ¿Cuál es mi responsabilidad?

En un sector pobre de Temuco, un niño -¡un NIÑO!- de 13 años, fue amarrado y torturado durante 12 horas, porque cuatro adultos sospecharon que había violado a una niñita de 5. El niño estaba en una situación de abandono, al supuesto cuidado del Sename. Nadie lo buscó. A nadie le preocupó. ¡Tenía 13 años!

¿Cómo permitimos que algo así sucediera? ¿Cómo llegamos a este punto? ¿Qué responsabilidad tenemos en todo esto los medios de comunicación? Tenemos responsabilidad en que un grupo de personas piense que debe tomar la justicia por sus propias manos. Tenemos responsabilidad en que estos adultos crean que la institucionalidad no les dará respuesta. Tenemos responsabilidad en que no importe que sea un niño.

Pensé que tras esta noticia se iban a “parar las prensas”. Pensé que iba a ser la portada de todos los medios de comunicación. Pensé que hablaríamos una y otra vez sobre “qué nos pasa”. Pensé que estaríamos toda la semana hablando sobre este hecho por lo que significa, profundamente. Pero no. No fue portada. No abrió debate. Ocupó sólo las páginas de la crónica policial, como si fuera una noticia más.

Quizá es porque ya el Sename y su incapacidad pasó de moda. A lo mejor es porque sucedió en regiones y afectó a gente marginal. Puede ser porque los tuiteos, el Facebook, los click, no lo “elevaron a la noticia del momento”, a “lo más visto” del portal. ¿Pero es suficiente esta explicación? ¿Cuál es nuestra responsabilidad como medios de comunicación? ¿Cuál es nuestro rol? ¿O es que simplemente fracasamos?

¿Cómo entiendo que haya mucha más reacción, solicitudes de renuncia, explicaciones públicas y vistosas disculpas públicas por un regalo desatinado de Asexma que denigra a las mujeres… que por un niño de 13 años torturado y muerto? Y entiéndame, me considero una luchadora feminista y lo ocurrido con la “muñeca inflable”, las alusiones sexistas y la risa del ministro y los candidatos presentes me parece una involución. Pero no me pierdo, este es un tema muy menor en comparación a lo que sucedió en Temuco. Y en este caso no he visto exigencias de renuncias, editoriales, disculpas públicas, policía tuitera. No he visto a los parlamentarios rasgar vestiduras. No he escuchado a los presidenciables. No se han “parado las prensas”. Y me espanta.

¿Cuál es entonces nuestra responsabilidad como medios de comunicación? ¿Cuál es nuestra responsabilidad como sociedad? ¿Qué nos importa de verdad? ¿Sólo reaccionamos a lo que se pone de moda? ¿A lo que tiene más cliqueos en las redes? Ayer no podíamos dejar de hablar del Sename ¿y hoy ya no? Hoy hablamos de los migrantes, pero… ¿en dos semanas se nos olvidarán?

Después de lo ocurrido en Temuco y después de ver lo que el caso realmente provocó, sé que somos todos responsables.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro