Joven mapuche fuera de riesgo vital tras disparo de carabineros

Brandon Hernández Huentelao recibió un proyectil de escopeta calibre 12 en su espalda durante un operativo policial.

Por sebastian vedoya M.

“Le sacaron 40 perdigones, pero tenía más de 100. Le destruyeron su organismo y le demolieron la pelvis”. Así describió Ada Huentelao el estado de su hijo Brandon Hernández, joven mapuche de 17 años, quien recibió un disparo de escopeta en su espalda a manos del suboficial de Carabineros, sargento segundo Cristian Rivera, durante un confuso incidente en el sector de Villa Aguila en Collipulli, Región de Araucanía. 

“Hoy pararon la hemorragia interna y el médico nos dijo que está fuera de riesgo vital. Comenzó a reaccionar de a poco, no puede hablar porque está lleno de mangueras, pero mueve los ojitos y me tomó la mano. Ahora lo dejaron descansar, pero mañana lo operarán de nuevo para reconstruir sus intestinos. Pero él es muy fuerte y saldrá adelante de todo esto”, relató la mujer en conversación con Publimetro. 

Huentelao explicó que desde hace dos meses Carabineros se ha desplegado en el sector, principalmente dado que hay una comunidad mapuche que se instaló en la zona tras una cesión de terrenos de la Conadi, que estarían desarrollando acciones para tomarse un predio aledaño que reclaman como propio.

Este escenario a tan sólo 3 kilómetros de la vivienda de los Hernández Huentelao, de cuya familia Brandon es el mayor de cuatro hijos. Mientras su padre atiende un comercio de mote con huesillo a un costado de la ruta 49 Curaco-Pemehue, Ada trabaja como manipuladora en un colegio de la zona. 

“Isaias (de 13 años) salió a andar en bicicleta y justo se encontró con Carabineros mientras detenían a una persona. Ellos eran como 15 y andaban en tres furgones. Parece que creían que lo iba a ayudar o era un familiar. El tema es que lo tomaron del brazo y lo tiraron al piso. Ahí su hermano Brandon lo escucho y fue a preguntar por qué lo detenían. Al final lo tiraron a él también y les dijeron que se callaran o les dispararían. En ese momento le dispararon a Brandon en la espalda”, señaló Huentelao. 

Pese a las primeras explicaciones que le dieron de la institución, en que aseguraban que el disparo había sido un accidente, la madre de cuatro hijos duda de la intencionalidad de los policías. “Siempre actúan con mucha violencia e insultos en contra de los mapuches. Los últimos dos meses ha sido una constante”, agregó. 

Según Huentelao, Brandon nunca estuvo involucrado en hechos de violencia ni relacionados al conflicto mapuche. “No tenía tiempo para andar en esas cosas. Este lunes empezaba su práctica como mecánico luego de estar todo el año internado en el Liceo Industrial de Angol, él estaba muy ansioso porque quiere ser ingeniero”, explicó.

“Es un niño muy sano, se ha ganado muchas becas porque es muy afanado en sus estudios y cuando viene juega con sus perros y conejos, no se mete en otras cosas”, añadió. 

En tanto, el suboficial Rivera fue dejado en libertad este lunes y con fijación de domicilio. Esta redacción intentó comunicarse con Carabineros para obtener su versión de los hechos, pero descartaron emitir declaraciones. No obstante, varios efectivos se han acercado al recinto asistencial de Temuco para donar sangre al joven. 

PUB/SV

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo