¿Una nueva guerra fría?Las tensas relaciones entre Obama y Putin

Por agencias

Las relaciones entre Estados Unidos y Rusia, ya de por sí malas, se están deteriorando a pasos agigantados. Conflictos bélicos como el de Siria y el de Ucrania o los casos de espionaje que afectaron al correo Hillary Clinton han agravado la situación. Y la tensión de los años de Guerra Fría todavía gravitan en el aire.

Sobre Siria, ambos están en bandos distintos. Mientras que Putin apoya a Al Assad, Estados Unidos se opone a que, si acaba la guerra en la que está inmersa el país, Al Assad siga el frente del país. Algo similar ocurre en Ucrania, ya que el país acabo dividido entre los prorrusos y zonas apoyadas por Estados Unidos y la Unión Europea (UE). Una suerte de Guerra Fría moderna que divide nuevos países. La imposibilidad de alcanzar acuerdos para frenar los bombardeos sobre Siria tampoco ayuda.

A esto se suman los ‘hackeos’ , ya que Washington acusó directamente al Kremlin de los ataques cibernéticos. Mientras que Moscú lo negó. La filtración de correos privados de los demócratas es uno de los apoyos de la campaña de Donald Trump, que aunque se desinfla poco a poco en las encuestas, todavía tira de éstos y de los famosos correos eliminados por Clinton para lograr algún apoyo.

Ayer, Obama ordenó la expulsión de 35 diplomáticos rusos y multas a organismos de inteligencia, acusados de intervenir en el espionaje para favorecer a Trump. En respuesta, Rusia anunció que no va a expulsar a los diplomáticos de Estados Unidos. Así lo comunicó el presidente ruso, Vladimir Putin. Aunque cree que le han dado motivos para reaccionar con una “respuesta adecuada”, Moscú no va a “rebajarse al nivel de diplomacia irresponsable” y  asegura que  “restaurará las relaciones ruso-estadounidenses en función de la política del presidente electo Donald Trump”, precisó Putin.

Según sostiene El Cofindecial, al parecer, según los analistas, el líder ruso ya se ha hartado de intentar que EEUU le acepte como un igual entre las naciones democráticas y ha decidido imponer sus propias reglas de juego, que van más allá de la idea del mundo multipolar. Ante la renuencia de China a implicarse en la solución de los problemas mundiales, Rusia está dispuesta a asumir el papel de contrapeso a EEUU desde Siria a Ucrania. A Putin le viene como anillo al dedo ese papel de líder mundial, ya que es la mejor forma de aplacar el descontento por la profunda recesión de la economía rusa y la represión de las libertades en su país.

PUB/IAM

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo