Columna de Vardoc: “Ori and The Blind Forest”

Por Vardoc (Nicolás Liñan de Ariza)

Juego de 2016 que fue admirado por su apartado gráfico, encanto visual y excelente jugabilidad fue el título indie “Ori and The Blind Forest”, creado por Moon Studios y que cala en nuestro corazones logrando ser original y encantador.

La base de “Ori and the Blind Forest” es tan básica como que la luz lucha contra la oscuridad. Un bosque moribundo, sin vida y donde lentamente se va apagando su árbol principal. Un solo héroe que es capaz de revertir esta situación, entregando esperanza y luz a todo ser que lo rodea. Nosotros somos aquel héroe, una criatura huérfana que tiene por destino salvar su hogar y que gracias a la increíble narración nos va atrapando, absorbiendo e inspirándonos.

Horribles seres han aparecido tras la catástrofe y la soledad es nuestra única compañera, un juego armonioso visualmente, sus escenarios parecen haber sido trabajado a pulso, una pieza de arte que logramos apreciar aún más con su excelente calidad de animación, que trasciende desde la belleza de la luz hasta lo más oscuro del bosque.

Su duración va entre las 6 a 10 horas, donde podemos ir y volver cuantas veces queramos por los escenarios para descubrir todos los rincones del juego. De esta manera, tenemos a nuestra disposición un mapa para poder guiarnos y encontrar objetos perdidos.

Para acabar con las terroríficas criaturas deberemos lanzar un rayo de luz a cierta distancia sólo apretando un botón X para eliminarlos. Se ve bastante simple, pero no es para nada aburrido y bastante efectivo para el modo de juego.

Cuando vayamos avanzando y destruyendo a nuestros enemigos acumularemos energía con la que podremos usar puntos de habilidad para mejoras, tanto para causar más daño como para defendernos. Iremos avanzando por el bosque utilizando distintas técnicas que vamos perfeccionando al pasar las etapas, el doble salto, flotar y escalar, entre otras.

Un detalle que distingue este juego de otros es su modo de guardado. Nosotros seremos quienes definamos nuestros puntos de salvación, pero sólo cuando tengamos el poder para hacerlo. El problema es que si se nos olvida hacerlo o no tenemos tanto poder, al perder volveremos al último punto de salvado, perdiendo lo avanzado.

En cuanto a su dificultad, ésta no va de la mano con lo amigable que es el juego, es bastante rudo a pesar de su fácil jugabilidad. Enfrentaremos batallas épicas y apartados que requieren una mayor concentración y experiencia, uno de ellos es poder superar el juego en menos de tres horas, casi imposible, pero para quienes gusten de los desafíos “Ori and The Blind Forest” es para ustedes, un juego con alma propia y que nos atrae a este mágico bosque encantado. Que logra diferenciarse y convertirse en algo más que un simple juego competitivo y para vender.

Importante es que una vez finalizado el juego no podemos volver a rejugarlo, a menos que comencemos todo otra vez. Está creado para vivir la experiencia al límite, como un viaje único y personal.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo