Las frases claves de Guillier al aceptar candidatura: "Escuchar a la gente no es populismo"

Por Agencias
[gallery link="file" ids="4907985,4907986,4907987,4907988,4907989,4907990"]
  • "Ha ido creciendo un profundo malestar. Los abusos que se cometen todos los días, en todas partes; la colusión de las empresas, las malas prácticas, la codicia sin límites, los casos de corrupción, la espuria relación entre los negocios y la política: todo eso ha desatado un clima de fastidio, de indignación, por momentos de irreverencia contra toda forma de autoridad".
  • "Cuando entré al Senado, lo más novedoso fue cuando me hablaron de la 'cocina'. Yo me imaginé que se refería a una buena mesa donde se conversaban los problemas de Chile, pero no se trataba de eso: era una 'cocina' chica a la que iban unos pocos, y no funcionaba en el Congreso, sino en la casa de los mismos empresarios. Era rara esa cocina".

Colusión, críticas al empresariado y a las autoridades fiscalizadoras:

  • "Todos decepcionan: el mundo empresarial, el mundo político, hasta las iglesias y los medios de comunicación. ¿Dónde puede encontrar esperanza un pueblo donde sus élites se perturban y se confunden, y no saben trabajar con la gente?"
  • "Es indignante para todos, y comparto el sentimiento de irritación, no sólo ante la pandemia de la colusión, sino ante la pasividad de las autoridades encargadas de combatir esa colusión, fiscalizadores que no hacen su pega".
  • "Hemos visto en estos días el abuso que campea en Chile porque las autoridades no cumplen su labor, como en la colusión de los pañales".
  • "Más irrita el silencio cómplice de quienes reclaman 'más garantías', 'más certezas y más seguridad en el futuro', 'señales constructivas, de progreso, de crecimiento', y le están metiendo la mano en los bolsillos a los chilenos, mientras tanto".
  • "No sólo destruyen las reglas básicas de convivencia y honestidad: traicionan incluso los principios de mercado que dicen respetar como algo sacrosanto, pero ante la colusión se les olvidan. Y sus asociaciones empresariales guardan silencio. Eso no  es justo y le hace mal a Chile".
  • "No condenan, no toman medidas dramáticas, y más encima piden que los dejen trabajar tranquilos porque ellos sí saben de economía".
  • "El abuso generalizado es causa, entre otras, de la profunda distancia, el profundo divorcio que se ha producido entre la sociedad chilena y su clase dirigente". 

Alusión a Ricardo Lagos y su tesis sobre la "crisis":

  • "No es la sociedad chilena la que está en crisis, la que se ha indisciplinado o descarrilado o la que ha perdido la noción del orden, como diagnostican algunos que ven poco menos que el derrumbe de Chile, la 'mayor crisis de la historia'. ¡Qué manera de no entender al país!"
  • "Es la clase política la que no logra entender, son muchos políticos que dirigen los partidos sin renovación alguna, los que han transformado la política en administración de cuotas de poder, vacíos de todo contenido y de compromiso con la gente. ¡Ellos son los que están en crisis!"
  • "Cuando entré al Senado, lo más novedoso fue cuando me hablaron de la 'cocina'. Yo me imaginé que se refería a una buena mesa donde se conversaban los problemas de Chile, pero no se trataba de eso: era una 'cocina' chica a la que iban unos pocos, y no funcionaba en el Congreso, sino en la casa de los mismos empresarios. Era rara esa cocina".
  • "La gobernanza la hacen los partidos, y también será de los políticos, pero lo será si escuchan a los ciudadanos, responden a los movimientos sociales y son capaces de ver las dinámicas de las redes sociales. Ese es el nuevo Chile, les guste o no: un Chile más ciudadano".
  • "Que nadie se confunda: escuchar a la gente no es populismo, es democracia".
  • "No soy antipartido, no escondo mi condición de político, pero no quiero ser como aquellos que me quieren enseñar cómo es la cosa, porque no me convencen".
  • "Los partidos son para gobernar con la gente y para la gente, y no para gobernarse para sí".

Balance con guiño a Bachelet:

  • "Cuando las cosas se ponen mal en Chile, somos a veces injustos y cargamos la mano. Pero fue la Presidenta Michelle Bachelet la que se hizo cargo de las demandas ciudadanas. Podemos discutir que ha faltado mejor eficacia, más participación, más elaboración de los proyectos de ley, que las reformas no siempre han tenido ejes suficientemente claros. Pero ella le cambió la agenda al país y estamos discutiendo, ¡por fin! temas que eran absolutamente prohibitivos hace cinco o seis años. Es otro Chile".
  • "Quiero asumir en lo personal esa crítica (…) No hemos sabido construir las reformas con la profundidad que la ciudadanía quiere, quizá porque no hemos leído bien el signo de los tiempos".

Fin de la "cocina":

  • "No más 'cocina chica': queremos una cocina grande y generosa que acoja a los actores sociales. El cambio social no es un cambio jurídico: las leyes pueden ser letra muerta. Es cambiar las dinámicas de las relaciones sociales entre nosotros".
  • "Hoy en la Nueva Mayoría o el progresismo, las bases trabajan mucho mejor que las dirigencias".

Mensaje dirigido a la DC:

  • "La Concertación, en su momento, fue hija de la crisis que vivimos en los años 70, cuando se quebró la unidad del pueblo a la que llamó Radomiro Tomic (…) No lo escuchamos, las fuerzas progresistas se dividieron, triunfó la derecha fascistoide y lo pagamos con la sangre de nuestros cercanos, de nuestros camaradas y compañeros. Cuando aprendimos esta lección pudimos salir de esa larga noche oscura con la gesta del 5 de Octubre. Fue el pueblo el que reconquistó la democracia, no los políticos. Quiero invitar, por lo tanto, a los políticos, a volver a movilizarnos con esa misma épica ciudadana para hacer posible el Chile que queremos. El encuentro del humanismo, sea de la vertiente socialdemócrata, la vertiente comunista o de la vertiente socialcristiana, tiene una raíz común, el compromiso con el pueblo".
  • "Si ese compromiso se rompe, seremos de una irresponsabilidad histórica nuevamente, porque le entregaremos el gobierno a la derecha para que eche atrás todos los avances que hemos logrado con enorme dificultad y valor. Por eso, no podemos perder".

Migrantes:

  • "Hoy el país empieza a ser más tolerante y empieza a reconocer su diversidad".
  • "Éramos muy acogedores con el extranjero, pero en el último tiempo hay algo que tenemos que trabajar. Chile no puede dejar de ser el asilo contra la opresión y la mano fraterna para el amigo y el vecino que llega a buscar mejor opción para sus hijos".
  • "Vamos a promover políticas y legislación para profundizar la diversidad de la sociedad chilena y encauzarla constructivamente".

Conflicto indígena:

  • "Llegó la hora de saldar de una vez por todas la deuda histórica con los pueblos originarios de Chile. Reconocer un pueblo originario es reconocer su derecho a su propia identidad y su propia forma de vida, su lenguaje y sus costumbres, sus ritos y sus autoridades, de manera que esos pueblos se sientan parte de un país, pero también respetados en su particularidad y en su identidad".
  • "Los pueblos originarios son gente a la que hemos robado la dignidad de ser pueblo y tener su propia cultura. No sólo vamos a reconocer constitucionalmente a los pueblos indígenas: vamos a proteger sus formas de vida, su organización social y su visión del mundo".
  • "Los pueblos indígenas en nuestro país valoran la naturaleza como parte de ellos mismos. No es una visión utilitaria, tiene un enorme valor simbólico".
  • "Tenemos que cambiar la percepción de los temas indígenas. Esto no es paternalismo, no es asistencialismo".

Agenda de género:

  • "La mujer no es un tema sectorial. Tenemos que asegurarnos de que todas las leyes de la República tengan la impronta de género, de manera que todas las leyes que se aprueben siempre estén pensadas no sólo en el hombre, sino en la mujer".
  • "En este Chile diverso, también tenemos que lograr la plena inclusión de la diversidad sexual. Todos merecemos un trato digno. Desde ya está nuestro compromiso de aprobar la ley de género, la ley de matrimonio igualitario y todas las normas y leyes que vayan arrinconando la discriminación y el abuso".

Reforma a la educación:

  • "En esto hemos equivocado el enfoque. En cobertura, no niego que hay un avance enorme, pero en calidad es un desastre. Y lo más grave es que hemos llevado una política, en materia de reformas educacionales, y en todos los gobiernos de los últimos 27 años, en la que hemos gastado un montón de plata en agencias, pero el profesor sigue solo en el aula, sin ninguna ayuda real".
  • "Explíqueme alguien cómo se va a hacer una reforma educacional sin los profesores".
  • "Tenemos que poner en el centro de la reforma al profesorado, a los señores directores, los paradocentes y los apoderados. Debe ser una reforma educacional centrada en la gente".
  • "No se trata de que los alumnos aprendan por adiestramiento a contestar tests como el Simce, Pisa o la PSU: necesitamos que los niños chilenos sean felices y que aprendan a querer y ser queridos, a trabajar en equipo, a ser solidarios y a tener pensamiento propios. ¡Olvídense de tanto Simce que distorsiona el proceso educativo!"
  • "Necesitamos resignificar el rol del profesor: un profesor digno, respetado, con posibilidades de perfeccionarse y de ser reconocido en su trabajo, con libertad para desarrollar planes y programas de acuerdo a la realidad de sus alumnos".
  • "Debe haber premios para los profesores que se comprometen con los alumnos más vulnerables, con los llamados 'alumnos difíciles', porque ahí está la genialidad del buen profesor".
  • "Hoy se hacen estudios y se gastan no sé cuánta plata todos los años, para después decirnos que los colegios en los que los niños tienen mayor nivel socioeconómico les va mejor que a los más pobres. ¡Ahórrense la plata y mejor la destinan a mejorar los sueldos de los profesores o a pagar la deuda histórica, que es un compromiso también de Chile!"
  • "La deuda histórica de los profesores no sólo es lo que se les robó en su plata: también se les robó su dignidad y su reconocimiento como la profesión más importante de una república y una sociedad. No hay profesional más importante que un profesor para el futuro de un país".
  • "Primero, educación pública, calidad y gratuidad. Vamos a avanzar en esa línea, pero vamos a trabajar asegurando a los niños que tienen menos".
  • "Vamos a dar particular relevancia a la educación parvularia, y también a la educación técnico-profesional".
  • "En Chile faltan más de 600 mil técnicos y profesionales, y sobran universitarios en muchas carreras. Hay que racionalizar el sistema. La educación es lo importante, no el título que se cuelga en la casa. Hay que convencer a los chilenos de que los están engañando con títulos que no sirven de nada".

Críticas al centralismo:

  • "Cuando se presenta el tema de la marea roja en Chiloé, miren el ingenio: mandan un ministro desde Santiago a resolverlo. ¡Qué va a tener idea el ministro en Santiago, y qué va a hacer! Reparte unos bonos, se devuelve a Santiago y se acabó el problema, hasta el próximo año".
  • "La elección de gobernadores regionales es comenzar a destruir el Estado burocrático, autoritario y centralizado que caracteriza a Chile".
  • "Hay muchos senadores regionales a los que no les gusta la regionalización. Claro, si ellos tienen verdaderas 'capturas' del territorio a partir de sus influencias".

Desarrollo económico:

  • "Aquí no se trata de aumentar el PIB para que unos pocos sigan acumulando la riqueza de todo el país, sacándola al extranjero".
  • "El gran cambio que Chile necesita es asumir que el modelo rentista basado en la explotación de los recursos naturales tocó techo".
  • "Necesitamos diversificar la economía, y el eje de ese proceso está en las Pymes, donde se genera el empleo y se diversifica y democratiza la propiedad".
  • "Vamos a ir a las cadenas de valor en la minería, las industrias exportadoras, la de la madera y los alimentos, y tenemos que apuntalar a las Pymes para transformarlas en el motor de Chile".

Pensiones:

  • "En Chile el sistema de las AFP fracasó".
  • "El sistema de AFP es un engaño en Chile".
  • "Necesitamos avanzar hacia un sistema que conjugue el esfuerzo personal con el aspecto solidario, con dos compromisos: que ninguna familia chilena reciba menos del sueldo mínimo actual, como primera meta, en el corto plazo, y que corrija la enorme inequidad entre hombre y mujer. En las pensiones eso tiene que ser compensado con la política de solidaridad del fondo de pensiones".
  • "El fondo de pensiones no sólo debe dar rentabilidad para que haya mejores jubilaciones: tiene que ser el capital que se invierte en el desarrollo productivo del país para generar más empleo a los jóvenes que vienen detrás. Tenemos que crear estímulos e incentivar la inversión en Chile, y buscar alternativas. Por eso, tenemos que revisar profundamente la manera como se invierten los recursos, porque hoy la mayor parte se destina a créditos baratos para los ricos y créditos caros para los pobres".

Recuerdo de Silva Henríquez:

  • "El cardenal Raúl Silva Henríquez fue la voz más sólida de Chile en las horas más dramáticas de la violación de los derechos humanos. No sólo levantó la esperanza: puso a la Iglesia Católica en la defensa de los valores de la vida y acogió sin sectarismos (…) La verdad es que él fue el Cardenal de Chile. Ha habido otros, pero él fue el Cardenal de Chile".

Rol de los jóvenes:

  • "Los jóvenes se interesan en la política: lo que pasa es que no les gusta la mala política, y tienen toda la razón".
  • "Quiero decirle al Partido Radical: ustedes están fuertes y vivos. Hay mucho tiempo más para el Partido Radical".
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo