Las difíciles alternativas que enfrentaba Landerretche en Codelco antes de atentado

El propio presidente ejecutivo de la cuprera reconoció que la estatal era una "bolsa de gatos" y existía "mucha conflictividad". "Había una sensación de una empresa crispada", afirmó, en una entrevista publicada el mismo día en el que se produjo el ataque con un paquete bomba en su contra.

Por Felipe De Ruyt

"Momentos tremendamente difíciles". Así describió el propio presidente ejecutivo de Codelco, Óscar Landerretche, varias de las experiencias que ha vivido en el período en el que ha permanecido a cargo de la cuprera, la empresa estatal más importante de Chile. La entidad vive difíciles momentos marcados por el descenso del precio del metal en los mercados internacionales y la carencia de recursos para inversión, definida por el presidente ejecutivo, Nelson Pizarro, con la hoy famosa frase de "no hay un puto peso".

Los cambios impulsados por Landerretche y su equipo han apuntado a aumentar la eficiencia y la productividad y a reducir costos, lo que conlleva la posibilidad de reducciones de puestos de trabajo. Tal opción ha enfrentado resistencias, como el propio presidente del directorio reconoció en una entrevista publicada este viernes por la revista Qué Pasa.

"Esto era una bolsa de gatos, había mucha conflictividad, muchos grupos distintos. Había una sensación de una empresa crispada, gente desconfiando", aseveró.

La publicación de la entrevista apareció el mismo día en el que se produjo un atentado con un paquete bomba en la residencia del ejecutivo.

Según Landerretche, se vio obligado a establecer "una 'muralla china' brutal con el fin de aplicar reformas al gobierno corporativo y a las carreras funcionarias internas, con el fin de evitar los nombramientos políticos.

"Esto me generó enormes costos. Era simplemente decir no, no y no, y pelearme con todo el mundo. Después el directorio estableció una norma de que cualquier solicitud de cargo de alguien de la política tuviera, por obligación legal, que quedar en acta, y eso frenó bastante, muchísimo. También subimos el número de personas que debían hacer declaración de interés, entre otras medidas", señaló.

Añadió que uno de los momentos "más difíciles" que ha vivido fue "cuando se viene una avalancha de solicitudes del mundo de la política para colocar gente en cargos en los que no tenían las competencias para ello y, en el fondo, quedar mal con muchísimas personas y ser muy duro en eso. Y eso no fue agradable, porque hay algunas personas del mundo público que no son agradables cuando se les dice que no".

"Han sido difíciles los conflictos que he tenido que tener con alguna gente de la política a la que yo respetaba, con la cual tuve que ser muy duro al principio, y ahí hay algunos caminos de no retorno", expresó.

Landerretche, de 44 años y militante socialista, es economista y académico en la Universidad de Chile, y en la entrevista admite que ha sido "doloroso" para él alejarse de su actividad como académico en esa casa de estudios.

En octubre del año pasado se conocieron detalles de una auditoría interna en Codelco en la que se detectaron vulnerabilidades en la cuprera estatal que la hacían vulnerable a que se cometan ilegalidades e irregularidades, debido a "brechas en procedimientos y prácticas que podrían exponer a la compañía".

Ello podría abrir espacio "a la posibilidad de fraude, corrupción, contribuciones de carácter político y conflictos de interés" en la compañía estatal, de acuerdo al informe, parte de cuyo texto fue publicado por radio Bío-Bío. La auditoría fue realizada luego del bullado caso de los informes entregados a Codelco por una empresa vinculada al ex ministro Jorge Insunza, quien debió renunciar a su cargo de titular de la Secretaría General de la Presidencia debido al caso.

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo