La vida secreta del Sherlock Holmes italiano

Se llama Giuseppe Dosi, que prestó servicio entre 1912 y 1956, además de ser uno de los fundadores de la sección italiana de Interpol. Conocido por su talento inusual, disfrazarse. Los más recordados es el realizar el papel de sacerdote, banquero, médico, turco, exiliado checo o mujer fatal.

Por AFP

En Italia acaban de descubrir después de 35 años de su muerte, los secretos del detective que es considerado como el Sherlock Holmes italiano. Persona que es conocida, no sólo por resolver sus casos, sinó por su talento inusual de disfrazarse, los recordados es hacer el papel de sacerdote, banquero, médico, turco, exiliado checo o mujer fatal.

Este investigador se llama Giuseppe Dosí, que prestó servicio entre 1912 y 1956, además de ser uno de los fundadores de la sección italiana de Interpol. Estos hechos fueron revelados en exposiciones y libros, despertando la curiosidad y admiración por un personaje insólito.

Dosí nació en 1891 en Roma, capital italiana. Luego de pasar dos años aprendiendo teatro, logró dominar el arte de disfrazarse.

Los documentos que hablan la vida del investigador italiano. Foto: AFP

"A los amigos y colegas les regaló las 17 tarjetas de identidad diferentes que había empleado en sus investiga,ciones", contó al medio AFP Alessia Glielmi, responsable de los archivos del Museo Histórico de la Liberación de Roma.

El célebre museo, fundado en la otrora cárcel de los nazis en Roma, conserva fotografías y documentos históricos de la policía.

"También creó cuatro identidades fijas, con sus documentos y su propia vida", añadió Glielmi.

Gracias a su talento, fue llamado por las autoridades para la realización de misiones delicadas, tanto en Italia como en el exterior.

Un caso recordado es la infiltración en el movimiento anarquista italiano que residía en Suiza, para investigar un supuesto plan para atentar en contra del rey Víctor Manuel III.

¿Cómo murió D’Annunzio?

En 1922, cuando el poeta, novelista y político italiano Gabriele D'Annunzio cayó de su balcón, Giuseppe Dosi fue el encargado de investigar con mucha prudencia el caso que involucraba políticos, intelectuales y artistas.

En ese momento se disfrazó de exiliado de checo, con el nombre de Karel Kradokwill. “Hablaba italiano pero con un fuerte acento alemán y arrastraba una pierna para caminar por una suerte de parálisis causada por una herida de guerra”, rememora Glielmi.

"Uno de sus mejores disfraces", comentó la experta.

Dosi descubrió que D'Annunzio en realidad había sido víctima de una escena de celos de su amante y que el prolífico poeta no había sido víctima de un complot político como se pensaba.

Años más tarde se supo que en esa ocasión el detective había aprovechado para copiar algunas cartas personales de D'Annunzio, ejemplo del original estilo literario, casi obsceno, del llamado padre del decadentismo italiano.

Muerte de niñas en Roma

En 1927 investigó una serie de ataques y asesinatos de niñas en la capital italiana. Y, pese a las órdenes de sus superiores que señalaban al principal sospechoso como el autor, descubrió al verdadero culpable,un pastor británico que logró escapar del país.

Rescate de los numerosos documentos entre las llamas

Durante los años del régimen de Benito Mussolini y la ideología del fascismo, irritó a sus superiores por su espíritu independiente. Aunque no se le puede considerar un antifascista.

Giuseppe Dosí, que prestó servicio entre 1912 y 1956, tenía el arte de disfrazarse. Foto: AFP

A finales de la década de 1930 planeó dejar la policía y escribió sus memorias en las que reveló muchos secretos de las investigaciones y criticó a sus superiores.

Comenzaron entonces para él unos años negros: en 1939 lo encarcelaron y luego lo internaron 17 meses en un hospital psiquiátrico, de donde salió en enero de 1941.

Después de tres años en un cargo administrativo, recuperó su prestigio en junio de 1944, tras la caída del fascismo y la entrada de los aliados a la capital italiana.

Logró salvar de las llamas numerosos documentos de una de las cárceles que esta en control de los nazis en Roma y, a la que la multitud enfurecida había prendido fuego.

Entregó los documentos al mando aliado, que lo contrató como investigador especial durante los dos años sucesivos.

En 1946 entró a formar parte de la policía italiana y diez años más tarde llegó a ser prefecto. Murió en 1981 a la edad de 89 años, en Sabaudia, en la costa al sur de la capital italiana.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo