Bomberos llora muerte de camarada: "No vamos a bajar los brazos, tenemos que seguir luchando"

Hernán Avilés, de 36 años, falleció este miércoles luego de que rescatara a una familia en el sector de Santa Olga, Constitución. Sus amigos y colegas le hicieron un sentido homenaje. Sus funerales se realizaran en Talagante.

Por Mariana Madariaga

"Es un dolor tremendo, tan grande que no puedo ni siquiera respirar", dijo a través de un contacto telefónico con Publimetro Sebastián Rozas, superintendente de la Primera Compañía de Talagante y amigo cercano del malogrado voluntario Hernán Avilés, de 36 años, quien falleció este miércoles luego de que rescatara a una familia completa en el sector de Santa Olga, Constitución. "Él era mi compañero, mi amigo, no lo puedo creer", lamentó luego, tratando de reponerse y aún impactado por la tragedia.

Sebastián Rozas, durante esta tarde, viajó de emergencia a Constitución, justamente para hacerse cargo del cuerpo del voluntario y llevarlo de vuelta a Talagante, donde sus camaradas le realizarán un sentido funeral con todos los honores bomberiles.

"Su familia no lo puede creer. Está destrozada, con un dolor intenso. Él está casado y tiene dos hijos, una parejita, son niños chicos que hoy perdieron a su papá, que era un buen hombre", aseguró. El voluntario, además, era ingeniero y trabajaba como funcionario en la oficina de Vialidad de Talagante del Ministerio de Obras Públicas.

El voluntario Hernán Avilés perdió la vida esta tarde luego de rescatara a una familia completa que había quedado atrapada por las infernales llamas. Sin embargo, cuando intentaba huir del lugar, quedó atrapado en una reja, siendo alcanzado rápidamente por el fuego.

"Es un héroe, el mejor de todos. Él tenía todas las capacitaciones, y siempre con gran excelencia. Amaba ser Bombero, siempre ayudando a los demás. Murió rescatando a una familia", agregó Rozas.

Cabe recordar que Avilés había llegado este martes a la zona para colaborar con los trabajos que se realizan en la zona de la catástrofe. La semana pasada partió a combatir los incendios forestales en Pumanque, en la Región de O'Higgins, para luego trasladarse hasta Constitución, en el Maule, donde finalmente falleció.

 

Minuto de silencio

En la zona de la catástrofe, los voluntarios, luchan para impedir el avance de las llamas desde los bosques hasta las zonas pobladas. Es por ello que, según explicó Marcos Moya, comandante de Bomberos a cargo de la coordinación en Pumanque, en la provincia de Colchagua, la noticia de la muerte de uno de sus camaradas caló hondo entre los voluntarios.

"Le hicimos un duelo acá, con todos los voluntarios, un minuto de silencio. Lloramos como nunca, porque esto, señorita, es intenso. Acá todos somos familia, todos unidos, y que se muera uno de los nuestros, no se lo doy a nadie", contó entre lágrimas.

Sin embargo, Moya explicó que la muerte de Avilés, lejos de abrumarlos, les dio más fuerza para seguir luchando. "Los incendios forestales no nos han dado tregua y los vientos han sido nuestro peor enemigo. Pero no vamos a bajar los brazos, eso nunca. Tenemos que seguir luchando. Nosotros dejamos a nuestras familias preocupadas en casa, pero sabemos que lo hacemos por otras familias que más nos necesitan", suspiró.

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo