El drama de los vecinos de megaincendio de Valparaíso: "Fuimos abandonados"

El 14 de febrero de 2013, un total de 280 familias resultaron damnificadas en los sectores de San Roque, La Planchada, Rodelillo y Los Placeres de Valparaíso. A cuatro años de la tragedia, aún esperan una indemnización y ayuda de las autoridades gubernamentales.

Por Mariana Madariaga

Fue el 14 de febrero de 2013 cuando cambió la vida de las 280 familias que viven en el sector de San Roque, La Planchada, Rodelillo y Los Placeres de Valparaíso. Ese día un megaincendio, arrasó con los bosques de las quebradas y convirtió en cenizas sus casas, la mayoría construidas tras años de esfuerzo.

Carlos Tapia vive en Rodelillo y es uno de los voceros de los vecinos afectados por la tragedia. Este verano, como una prueba del destino, tuvo que socorrer a un gran amigo, quien vivía en la emergente villa de Santa Olga, Constitución. Allí, cuenta, recordó su propia historia y lloró amargamente. "Mire, éstos años no han sido fáciles. Le diré la firme. Fuimos abandonados por las autoridades. Yo no sé si pagamos el pato porque el Gobierno de turno no sabían de los megaincendios y todo era un desórden, pero a diferencia de lo que ocurrió en el sur, que lo vi con mis propios ojos, nosotros no tuvimos la misma ayuda. La gente del sur, al menos tuvo bonos para enseres y se notó más organización. A nosotros, con suerte un subsidio de arriendo que no nos alcanzó ni para una pieza", lamenta Carlos Tapia.

Es que el drama para los vecinos del megaincendio de Valparaíso de 2013 aún no termina. A cuatro años de la tragedia, explican que aún están estancados en un juicio civil que es tramitado en 4º Juzgado Civil de Valparaíso. En esta acción legal, más de 280 familias de damnificados demandaron por $4.500.000.000 (cuatro mil quinientos millones de pesos) para que las empresa constructora RVC y la sanitaria Esval, respondan económicamente por la destrucción total de sus hogares.

El año asado, el Tribunal Oral en lo Penal de Valparaíso, condenó a Carlos Rivas, obrero soldador de la empresa constructora RVC, por su responsabilidad penal en ese incendio. Ello, luego de que el trabajador reconociera haber estado cortando fierros con esmeril el día de los hechos, y que producto del viento reinante, las chispas de su faena generaron el fuego en pastizales aledaños a la obra, alcanzando el bosque y extendiéndose a decenas de casas.

En el caso de la demanda contra Esval, según el abogado de las familias Rodolfo Precht, los grifos el día del siniestro no funcionaron, lo que impidió las labores de extinción oportuna y efectiva del incendio y favoreció la expansión del siniestro. “Esval no ha ofrecido ni un peso como indemnización, y ya saben nuestros representados y los vecinos de Valparaíso, que cuando hay un incendio de proporciones, los grifos simplemente están secos”, sostuvo.

Según el abogado Precht, el 10 de enero hubo un comparendo de conciliación entre las partes. "Pese a que no hubo ninguna oferta clara, al menos RVC se comprometió a estudiar una mejora en la oferta, hacerla más digna. Ellos están ofreciendo 2 millones por familia, algo muy bajo para pagar las deudas y todo el daño que han sufrido", asegura el abogado.

Sin embargo, el abogado adelanta, que el juicio sigue su curso y que espera que en las próximas semanas comience el Periodo de Prueba, donde deben llevar testigos, documentos que avalen los daños, los informes sicológicos y sociales. "La causa está más que acreditada", sostiene.

Ayuda sicológica

Según el vocero Carlos Tapia, uno de los problemas más grandes es que las familias no han tenido ayuda sicológica tras el megaincendio."Ya casi no dormimos. Cada vez que sentimos la sirena de bomberos, la gente se estresa, llora. Creo que ahí nos faltó ayuda. No tuvimos ninguna atención sicológica. Lo único que le pedimos al Gobierno de ahora, es que no nos deje abandonados, porque así nos sentimos", dijo.

El abogado Precht explica que si bien los vecinos recibieron subsidios, "no fue en su totalidad y muchos vecinos se endedudaron para reconstruir y recuperar sus enseres. Lo más grave es que perdieron sus recuerdos, sus cosas personales, las fotos familares, y eso, entre muchas cosas, les ha afectado en su vida. No han posido recuperar la estabilidad sicológica", explica.

Precht, además, cuestiona directamente al Servicio de Vivienda y Urbanismo de la época. "Llama la atención que no se hayan querellado contra la empresa que causó el fuego, habiendo un fallo judicial", alega.

En relación a los avances de la reconstrucción y ante las críticas, el director regional de Serviu Valparaíso Carlos Contador, asegura que “todas las familias damnificadas por el incendio de Rodelillo – Placeres del año 2013 recibieron subsidio habitacional para obtener una vivienda definitiva de acuerdo a las definiciones y montos de la administración anterior y según el registro de damnificados validado por el municipio tras la emergencia".

La entidad, además, precisa que 73 de las familias construyeron en su propio sitio. El total de esas viviendas está terminada y entregada a las familias durante nuestra administración. 18 familias accedieron subsidios para  compra de vivienda nueva o usada según su propia elección o para ser aplicado en proyectos del MINVU en el mismo sector de Rodelillo como el proyecto Gran Decano inaugurado en marzo del año 2015 que recibió a 117 familias damnificadas", explica.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo