Astrónomo chileno señala que recién en un siglo podríamos enviar una sonda a los planetas nuevos

Publimetro conversó con Matías Vidal, astrónomo de la Universidad de Chile sobre el hallazgo de nuevos planetas donde podría existir vida.

Por Consuelo Rehbein

La Nasa sumó cuatro nuevos planetas al descubrimiento de tres el año pasado. Es decir, serían siete los planetas que componen este nuevo sistema estelar y el tamaño de ellos es similar al de la Tierra. Tres de estos planetas se encuentran en lo que se denomina como "zona habitable" y podrían albergar agua líquida o incluso vida.

Sin embargo, expertos señalan que la delimitación de "zona habitable" puede variar y cuatro o incluso los siete planetas podrían terminar siendo habitables, luego de los estudios pertinentes.

Matías Vidal, astrónomo e investigador post doctoral de la U. de Chile

Para conocer más respecto a este anuncio, a los procesos de investigación y sobre qué nuevos desafíos para el mundo de la ciencia podría traer este descubrimiento, Publimetro conversó con Matías Vidal, astrónomo e investigador post doctoral de la Universidad de Chile. El experto explicó a nuestro medio cómo este descubrimiento podría impulsar avances tanto científicos como tecnológicos.

¿Qué información se maneja en Chile respecto a este hallazgo?

Los tres planetas fueron descubiertos el año pasado, en 2016. De hecho, se descubrieron usando un telescopio de "La Silla". Se hizo un seguimiento de la estrella donde están orbitando estos planetas y se descubrieron 4 más.

El gran anuncio de hoy día es que finalmente hay 7 planetas en torno a esa estrella. Los primeros se descubrieron acá en Chile y por eso se siguió observando esa estrella. Se trata de un nuevo sistema estelar.

¿Cuáles es la información que se conoce respecto a las condiciones de estos planetas?

Es bastante interesante. Porque todos ellos podrían potencialmente tener agua líquida y tres de ellos se encuentran en la denominada "zona habitable". Esta zona se delimita según la distancia en la que hay una temperatura óptima para que exista el agua líquida. Por ejemplo, en Venus no habría vida, porque al estar más cerca del sol las temperaturas serían más altas y el agua se convierte en vapor, así como en Marte todo el agua está en forma de hielo. A esa franja de distancia entre la estrella y el espacio idóneo para agua líquida se le llama "zona habitable".

¿La zona habitable es exacta?

En este caso no se podría asegurar al 100% que solo tres planetas entran en la zona habitable. Porque están todos muy cerca y también podría existir agua líquida en los otros. La "zona habitable" posee una definición bien cuadrada, pero en realidad puede variar dependiendo de las condiciones de cada planeta, del potencial clima que pueda tener o de otros factores.

Estos serían los 7 planetas del nuevo Sistema Estelar descubierto.

 

La información de la Nasa habla de "a tan solo 40 años luz". ¿Qué tan lejos es eso realmente?

Comparativamente, la estrella más cerca al sol está a 4 años luz. Eso quiere decir que viajando a la velocidad de la luz, uno tarda 4 años. Para llegar a este sistema entonces, demoraríamos 40 años viajando a la velocidad de la luz. De momento, la nave más rápida que tenemos no avanza ni al 1% de la velocidad de la luz. En términos de mandar una sonda, nos falta probablemente un siglo.

Hay anuncios de sondas que quieren enviar. Por ejemplo a la estrella más cercana que está a cuatro años luz, estas sondas demoran 8 años. Si lográramos crear naves que viajen a la velocidad de la luz, se demorarían 40 años en llegar y no existe nada más rápido que la velocidad de la luz. Y si lográramos aplicar la tecnología de estas sondas que viajan a la mitad de la velocidad de la luz, demorarían incluso 80 años, en solamente el tiempo de viaje de ida.

¿Cómo se continuará con la investigación de estos planetas a corto plazo?

La investigación, con la tecnología que tenemos disponible, será sólo posible a través de telescopios. Cada 20 días el brillo de la estrella diminuye un poco, porque el planeta pasa al frente a ella. Esto, sumado a los tamaños de los planetas (similares a la Tierra) facilita su estudio. Mientras más pequeña sea la estrella, proporcionalmente en brillo la diferencia va a ser más grande y por ende es más fácil observar el tránsito del planeta. Hoy se pueden conocer la distancia a la estrella, la masa de los planetas, la densidad, pero con nuevos telescopios, sobre todo con los espaciales se va a poder observar de mejor manera y se va a poder conocer la composición de la atmósfera.

¿Eso va a servir para avanzar en la investigación respecto a si es posible que haya vida?

Precisamente. Se va a poder determinar la composición química de la atmósfera. Por ejemplo si se detecta agua, oxígeno, metano, se podría relacionar con la existencia de vida. El oxígeno en la Tierra que está presente en la atmósfera es producido constantemente por plantas y bacterias. Esto es prueba de que en nuestro planeta se está produciendo oxígeno constantemente. Por lo que si se encontrara esta condición en alguno de los nuevos planetas, sería un muy buen indicador de que habría una bacteria, una planta o algo con vida que esté produciendo este oxígeno.

Acá en Chile se va a construir un nuevo telescopio de 30 metros cerca de Antofagasta que también va a poder hacer este tipo de análisis, es decir ver la luz del planeta a través de la atmósfera y así poder determinar que elementos están presentes en su atmósfera.

¿Cuál crees que sería el impacto de encontrar vida en estos planetas?

El impacto sería gigante, y no sólo para la comunidad científica. Sería un cambio en nuestra propia visión como humanidad de lo que es la vida. También podría afectar las visiones de la religión o de la filosofía, ya que en nuestra historia todo ha sido siempre muy antropocéntrico, es decir, centrado en la Tierra. Nos daríamos cuenta de nuevo que no somos tan especiales con respecto al resto del universo. Primero nos dimos cuenta que la Tierra no era el centro del universo, luego nos dimos cuenta que ni siquiera el sol lo es, y que existen más galaxias aparte de la nuestra.

¿Esto impulsaría más a los avances científicos?

Sí. Creo que los intentos por lograr una nave que viaje a la velocidad de la luz o incluso a velocidades mayores aumentaría. Habría una mayor motivación. Se intentaría enviar señales, tal vez para decir un simple "hola". Se generaría un desarrollo más acelerado de tecnologías y cambiaría nuestra cosmovisión.

¿Crees que estamos cerca de confirmar si hay vida en otra parte del universo?

Creo que nunca antes en la historia de la humanidad habíamos estado tan cerca.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo