Militares de EEUU fueron atacados durante batalla de Mosul

Militares estadounidenses fueron atacados y respondieron con disparos en el marco de los combates por la ciudad iraquí de Mosul, reconoció este miércoles un funcionario de la coalición, en momentos en que efectivos norteamericanos se acercan a la línea del frente.

Por AFP

Estados Unidos tiene actualmente cerca de 450 asesores militares, la mayoría de ellos miembros de las fuerzas especiales, que apoyan a sus aliados iraquíes, que tratan de desalojar a los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) de su bastión de Mosul.

Se supone que los asesores estadounidenses no participan de los combates, pero en las últimas semanas se han encontrado tan cerca de la línea del frente que han sido atacados, dijo el coronel John Dorrian, portavoz de la coalición internacional, encabezada por Estados Unidos, que combate al EI.

"Fueron atacados varias veces, y han respondido con disparos en otras tantas ocasiones en y alrededor de Mosul", dijo Dorrian a la prensa a través de una videoconferencia desde Bagdad.

Dorrian no quiso aclarar si algún militar estadounidense había sido herido durante los ataques, pero un oficial dijo a la CNN, bajo petición de anonimato, que bastante personal había sido evacuado del campo de batalla.

Normalmente el Pentágono no proporciona registros de los heridos en el momento, argumentando que eso podría favorecer al enemigo con información en tiempo real.

De acuerdo con los registros del Departamento de Defensa, 31 oficiales estadounidenses han resultado heridos combatiendo al EI en Irak y en Siria desde que comenzaron las operaciones a finales del verano boreal de 2014.

Cuando Barack Obama autorizó el envío de efectivos a Irak, en 2014, dejó claro que sólo actuarían como asesores y no como tropas de combate.

"Se les ha pedido que se posicionen donde (los ataques) no son habituales y hay pocas posibilidad de que se produzcan", explicó Dorrian. "A veces (los ataques) suceden. Creame, nuestras fuerzas son bastante capaces de defenderse a ellas mismas", añadió.

Por su parte, funcionarios estadounidenses de defensa dijeron que unos 2.000 miembros del EI aun permanecían en el oeste de Mosul.

"Es verdad que operamos más cerca y más profundamente en el corazón de las líneas iraquíes", reconoció el lunes el comandante de la coalición, el general Stephen Townsend.

"Hemos ajustado nuestra posición de la batalla del este de Mosul y hemos enviado consejeros un poco más adelante", precisó.

El presidente estadounidense Donald Trump dio a los mandos militares 30 días para que le presentaran recomendaciones a fin de acelerar la campaña contra el EI.

La batalla de Mosul empezó el 17 de octubre y las tropas iraquíes respaldadas por la coalición lograron expulsar al EI del este de la ciudad. Ahora se prevé que la batalla de la parte oeste de la ciudad, que tendrá lugar en un entorno urbano, sea un duro combate.

El general Joseph Votel, encargado del mando estadounidense en la región, indicó a los periodistas que le acompañan que podrían ser necesarias tropas de Estados Unidos en Siria, aunque el acento se ponga en las fuerzas locales.

"Estoy muy preocupado por mantener el impulso", dijo a varios medios estadounidenses. "Puede ser que tengamos que asumir una carga más importante".

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo