Expertos sostienen que aluviones se podrían repetir y critican las decisiones de la Onemi ante emergencia

Por Sandra Quevedo

Durante el reciente fin de semana de originaron fuertes precipitaciones en la zona precordillerana de la capital, afectando principalmente al sector del Cajón del Maipo, donde las lluvias generaron la crecida del río del lugar y aluviones que trajeron consecuencias para gran parte de Santiago.

Según Álvaro Mauro, encargado del laboratorio de meteorología de la Usach, este fenómeno climático se produjo por dos factores principales “en la cordillera en vez de caer nieve, cayó agua líquida, sumado a que ocurrió en un período muy corto de tiempo, tan sólo en un par de horas, por lo que el agua escurrió con todo el sedimento acumulado”

Esta situación afectó a la mayoría de las comunas de Santiago con el corte del suministro de agua potable, lo que si bien depende del río Maipo y de las empresas distribuidoras, de acuerdo a Carlos Reiher, académico de ingeniería en obras civiles de la Usach e ingeniero civil con mención hidráulica sanitaria ambiental, sostiene que nos debemos empezar a acostumbrar de estos fenómenos y tomar las medidas necesarias.

“Si bien no se puede evitar que las partículas sean arrastradas por los esteros y quebradas que desembocan en el río Maipo, generando que el agua no sea conveniente de tratarla por la alta densidad de sedimentos, nos vamos a tener que acostumbrar a vivir con esto porque es parte del cambio climático, por lo que se debe pensar en mantener el suministro de agua cruda en los momentos que no sea posible sacar agua del río”,  explica el ingeniero civil hidráulico.

Al ser una situación que tiene una alta probabilidad de repetirse en el tiempo, expertos concuerdan que es necesario tomar las medidas adecuadas para evitar las consecuencias que se vivieron en estos días, que se había informado con anterioridad por las autoridades respectivas.

“Lo que vivimos el fin de semana es una situación que se conocía, el pronóstico metereológico se venía avisando desde hace varios días atrás y  cuando se tiene ese escenario, no debería ser nuevo o sorpresivo los aludes originados, ya que existen antecedentes como en Tocopilla o la región de Atacama“, manifiesta Michel De L`Herbe, consultor en gestión de emergencias.

De L`Herbe, quien anticipó la emergencia durante los días previos, aclara que es la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) quien no actuó de forma oportuna y se hace evidente la deficiencia en la cultura de gestión de los directivos de la entidad.

“La función de la Onemi es tomar la información disponible y transformarla en inteligencia para anticiparse a escenarios, lo que aparentemente no ocurrió, porque la masificación de la información es bastante precaria, escasa y poco empática con la comunidad, acá sorprende la nula orientación hacia las personas (…) Lo que se puede ver es un gran deficit que nos lleva a un nuevo desafío de modificar la cultura de gestión de los directivos”, añade  el consultor en gestión de emergencias.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo