Obesidad infantil en Chile: alternativas ricas y saludables para alimentar a los niños

De acuerdo con las cifras del Mapa Nutricional 2016, elaborado por la Junaeb, los estudiantes de niveles preescolares son los que presentaron los resultados menos alentadores. Un 24,9% de los alumnos de kínder a nivel nacional son obesos y un 27,1% está con niveles de sobrepeso.

Por Nathaly Lepe

El jueves se conocieron los resultados del Mapa Nutricional 2016, elaborado por la Junta de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb), donde una vez más se pudo observar la alta prevalencia de sobrepeso y obesidad entre los niños chilenos.

De acuerdo con las cifras del estudio, los estudiantes de niveles preescolares son los que presentaron los resultados menos alentadores. En este sentido se determinó que un 24,9% de los alumnos de kínder a nivel nacional son obesos y un 27,1% está con niveles de sobrepeso.

Con este resultado, vale preguntarse cuántas calorías diarias requieren los niños, para mantener una dieta equilibrada.

De acuerdo con las pautas del departamento de Salud y Servicios Públicos de Estados Unidos, los niños entre 2 y 3 años, necesitan un consumo no superior a mil calorías, sin importar sin son sedentarios o activos. Para los menores entre 4 y 8 años, calorías diarias requeridas, por lo que si un niño es sedentario no debería consumir mas de 1.400 calorías mientras que si realiza actividad moderada, la cifra no debiera superar las 1.600.

Dieta saludable

La colación ideal debería no superar las 200 calorías y una alternativa siempre son las frutas y frutos secos.

Dentro de las colaciones saludables existen varias alternativas: frutas frescas; jugos de frutas naturales; frutas deshidratadas (pasas, manzanas, peras, ciruelas, higos, duraznos, damascos); semillas (maní, almendras, nueces); sándwich en base de pan integral con palta, jamón, quesillo, ricota, pollo. Dentro de los productos lácteos, está el yogurt y las leches con un bajo contenido de graso (descremados).

Con todos estos ingredientes, se puede elaborar un mix semanal para enviar cada día una alternativa distinta y atractiva para los niños. Importante también es considerar que se debe enviar una sola colación a los pequeños, aunque tengan más recreos durante la jornada.

 

Lunes: Un sándwich de pan integral con pechuga de pavo cocida con palta. Otras alternativas pueden ser, pollo cocido, atún o quesillo. También podemos reemplazar la palta  por tomate o distintos tipos de lechugas.

 

Martes: Un huevo duro, procurando no enviar una excesiva cantidad de sal para el consumo de éste. Una alternativa es moler el huevo y rellenar dos torrejas de jamón con esta mezcla. Esto se pude acompañar con un par de aceitunas.

 

Miércoles: Un yogurt semidescremado o descremado, más una fruta pequeña que puede ser durazno, manzana, plátano o cualquiera de la estación. Tener especial cuidado con aquellas que contienen mucha azúcar como las uvas. El yogurt también se puede acompañar con un puñado pequeño de frutos secos como nueces, almendras, o semillas de girasol.

 

Jueves. Un trozo de queque o postre de leche casero y preparado con lácteos descremados. A eso se le puede adicionar una fruta picada o en jugo.

 

Viernes: Un puñado de cereales bajos en azúcar, o una barra de cereal, o un par de galletas de arroz.

 

*Para beber: lo ideal es motivar el consumo de agua pura, pero algunas alternativas pueden ser jugos naturales de frutas, aguas de hierbas o de la cocción de alguna fruta, a las que se les puede adicionar algún endulzante.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo