La evolución del transporte público hacia la eficiencia energética

El Transantiago ha permitido la disminución en la contaminación de la capital. No obstante, la congestión vehicular se ha convertido en la principal amenaza para una ciudad más limpia.

Por Sebastián Vedoya

La evolución del transporte público hacia alternativas eficientes energéticamente se consolida en nuestro país. Y en particular, desde 2007 a la fecha, el avance tecnológico en las flotas del Transantiago han reducido la emisión de contaminantes en un 40% en este sector.

El avance se debe a la adopción de las normas europeas sobre emisiones contaminantes más actuales (Euro), las cuales han ido disminuyendo la emisión de óxidos de nitrógeno, hidrocarburos, monóxido de carbono y partículas, desde el Euro I (1992) al Euro VI (2014), sucesivamente.

"Actualmente un 61,7% de los buses del sistema cuenta con tecnología Euro III con filtro y superior, lo cual implica la generación de menos material particulado fino", señalaron a Publimetro desde el Directorio de Transporte Público Metropolitano (Dtpm).

"La eficiencia tiene dos componentes. Una técnica, el funcionamiento de los motores y, la otra, la eficiencia operacional", señaló

Estas cifras contrastan con el escenario que existía en el país hace 10 años. En 2007 sólo un 2% de las máquinas ostentaba sistema Euro II con filtro, mientras que el 98% restante utilizaba tecnologías inferiores.

Un camino que se ha asumido como prioridad desde el Ministerio de Transporte e, incluso, pretende seguir expandiéndose con los nuevos contratos de operadores para el Transantiago, los cuales exigen como mínimo que los buses sean norma Euro VI, lo cual disminuirá en un 80% la contaminación generada por la actual generación.

Pese a los avances, Claudio Huepe, director del Centro de Energía y Desarrollo Sustentable Universidad Diego Portales (UDP), destaca que existen otros factores que se deben combatir en pos de la eficiencia energética. "La eficiencia tiene dos componentes. Una técnica, el funcionamiento de los motores y, la otra, la eficiencia operacional", señaló.

"Tenemos una serie de problemas que conspiran contra le eficiencia de los motores mismos, la congestión vehicular. Este fenómeno hace un poco difícil aprovechar la eficiencia de los vehículos", indicó.

Desde el Dtpm, aseveran que se encuentran combatiendo la congestión para el transporte de superficie. "Estos cambios dicen relación con los proyectos de corredores que se han incorporado y que vamos a seguir haciendo en los próximos meses, por medio de la exigencia de espacios de áreas verdes y más árboles en dichos espacios, a fin de contribuir mejores espacios para los habitantes del Gran Santiago", sentenciaron.

 

 

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo