Monja interpone demanda civil contra el Arzobispado de Santiago tras ser víctima de violación

La religiosa quedó embarazada producto del ultraje, el cual fue cometido por un trabajador que llegó a hacer reparaciones al monasterio en donde ella vivía.

Por Aton Chile

Con el apoyo de la Corporación Humanas, una joven monja de las Hermanas Clarisas Capuchinas interpuso una demanda civil en contra del Arzobispado de Santiago, y de su congregación, por no haberle prestado ayuda luego de ser violada, en el año 2012.

La religiosa dio a conocer su caso en un reportaje mostrado anoche en 24 Horas de TVN, en donde dio la cara y se identificó como la hermana Francisca. Allí contó que cuando la madre superiora del monasterio de la Santísima Trinidad -ubicado en la calle Carmen 876 de Santiago- autorizó la entrada de trabajadores para realizar trabajos en el interior del recinto (con hospedaje allí mismo), ella fue designada para ocuparse de la alimentación de esas personas.

Y que fue entonces cuando conoció a Hernán Ríos Valdivia, individuo que aprovechó una oportunidad en que ella estaba enferma para llevarla a una habitación y violarla. Dijo que por "por miedo, por vergüenza, porque hay una vergüenza que lo invade y que no deja a uno expresarse", ocultó el hecho, pero que tres meses después se descubrió que estaba embarazada producto del ultraje.

La joven aseguró que no recibió apoyo de su congregación y que, por el contrario, la culparon del hecho y la trataron de ladrona. "Me dijeron que yo era la culpable, más encima me calumniaron de robo, que yo lo hice a propósito. Mis hermanas fueron muy crueles conmigo", aseguró, señalando que la presionaron para que firmara su salida de la congregación y de la Iglesia Católica, pero que ella no aceptó hacerlo.

Pero de todos modos dejó el monasterio y se fue donde una amiga, lejos de la capital.

Después de eso, la hermana Francisca recordó haberse contactado con la Fundación San José para dar en adopción a su bebé, y que entonces denunció el hecho a las autoridades, lo que derivó en que su agresor fuera detenido, enjuiciado y condenado por el delito de violación a cinco años de presidio menor, pero en régimen de libertad vigilada intensiva, el año 2015.

La demanda civil de la hermana Francisca va dirigida en contra del arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, de quien ella no duda que sabe y supo de su situación. Y lo que esta monja busca es que “su única familia”, la Iglesia Católica, reconozca que ella es inocente.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo