Argentina vive primera huelga general en contra de la presidencia de Macri

"Hay comportamientos mafiosos en sindicatos, empresas, política y justicia. Por suerte son minoría, pero hay que combatirlos", indicó el mandatario ad portas de la movilización.

Por AFP

El presidente argentino Mauricio Macri enfrenta este jueves la primera huelga general desde que asumió el poder hace 16 meses, declarada por las tres centrales obreras, que le exigen cambiar su modelo económico.

La paralización de 24 horas coincide con la celebración en Buenos Aires del primer Foro Económico Mundial dedicado a América Latina (WEF Latam), que congregará a políticos, banqueros y empresarios en el exclusivo barrio de Puerto Madero, bajo estrechas medidas de seguridad.

La huelga general afecta las operaciones de los aeropuertos, donde fueron cancelados cientos de vuelos, al transporte público, la industria, la sanidad, la educación y la banca.

Otra de las imágenes de las protestas contra el mandatario trasandino. AFP

Organizaciones sociales y grupos de izquierda prevén cortes en los accesos a Buenos Aires a primeras horas de la mañana y marchas en distintas ciudades.

"Creo que los paros son una herramienta vieja, más con un gobierno abierto al diálogo", dijo la vicepresidenta Gabriela Michetti al canal de noticias TN minutos antes de que arrancara la huelga, iniciada en la madrugada del jueves.

"Es una medida extrema que le sale mil millones de dólares al país", agregó la vicepresidenta.

La tercera economía de América latina sigue en recesión. Se desplomó 2,3% en el primer año de gobierno de Macri y sólo en enero hubo una muy tibia recuperación.

La pobreza aumentó y alcanza a 32,9% de los argentinos. Las inversiones cayeron 5,5%. La producción industrial lleva 13 meses de caída.

Esta huelga es el corolario de las multitudinarias marchas en marzo organizadas por sindicatos, estudiantes, organizaciones de derechos humanos y opositores que reclamaron en la calle frente a una situación social y económica en deterioro.

Indicadores en rojo

La inflación, que según consultoras llegó al 40% en 2016, evaporó el poder adquisitivo del salario y el consumo interno lleva 13 meses de derrumbe.

Estimaciones privadas sitúan en 21% la inflación para este año, mientras el gobierno insiste que será del 17% y busca imponer ese tope a reajustes salariales.

Los gremios lo rechazan y reclaman una recomposición en negociaciones libres con las empresas, como lo marca la ley.

Los despidos alcanzan a 250.000 en la economía formal, pero se estiman se multiplican por miles en una economía con el 40% de trabajo no registrado.

También los partidarios de Macri han salido a respaldar al gobernante. AFP

La industria y la construcción, principales pilares del empleo, se han derrumbado, y en febrero cayeron 6% y 3,4% respectivamente.

La lluvia de inversiones que prometió Macri al asumir la presidencia en diciembre de 2015 sigue sin producirse.

Pese a la caída del PBI la economía mostró un tibio repunte en enero, aunque acotado a sectores específicos.

Según estudios de la Universidad Católica, la pobreza que afecta a un tercio de la población, sigue en aumento y la indigencia se disparó.

"Mafiosos"

En medio de la polarización política, el presidente Macri endureció esta semana su postura hacia los sindicalistas luego que el sábado decenas de miles de personas sorprendieron con una concentración para expresarle apoyo a su gobierno.

"Hay comportamientos mafiosos en sindicatos, empresas, política y justicia. Por suerte son minoría, pero hay que combatirlos", indicó el mandatario liberal.

Macri consideró que la medida busca "poner palos en la rueda" a su gobierno en un año que tendrá elecciones legislativas el 22 de octubre.

"Con más convicción que nunca les vamos a sacar el futuro a esos mafiosos a los que les ha ido bien con este modelo que acumula pobreza. La huelga le costará al país más de 15.000 millones de pesos" (930 millones de dólares), dijo el lunes.

El gobierno anunció un operativo de seguridad que buscará garantizar la libre circulación a aquellos que no quieran adherirse a la paralización.

Una convocatoria a romper la huelga ha sido promovida por redes sociales bajo el lema "#YoNoParo".

El titular del sindicato de choferes de taxis, Omar Viviani, llamó a "dar vuelta los autos" de los colegas que salgan a trabajar, afirmación que luego consideró un exabrupto.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo