9 especies marítimas se encuentran agotadas y 6 sobreexplotadas

Un reciente informe de la Subsecretaría de Pesca señala cuales son las especies con mayor riesgo. La WWF Chile señaló que en comparación al año anterior, hubo una leve mejoría.

Por Consuelo Rehbein

El mes de abril, es el mes donde más productos de mar consumimos en Chile, esto por la costumbre heredada desde el cristianismo de consumir estos alimetos en semana santa. Si bien, el consumo de pescados y mariscos no es tan alto en nuestro país, estas especies son altamente explotadas para su comercialización (principalmente exterior).

En un nuevo informe de la Subsecretaría de Pesca (Subpesca) se expuso el estado de las principales pesquerías chilenas 2016. La información señala que especies de alto consumo como la merluza de cola, la merluza de tres aletas, el congrio dorado, la sardina española, emtre otros, se encontrarían en estado de “colapsadas” o agotadas. Esto quiere decir que si su explotación se mantiene, la especie tiene riesgos de desaparecer del área.

Explotación responsable
Subpesca regula la actividad pesquera para proteger a las especies.

En el informe entregado en marzo de 2016, la merluza común se encontraba en la categoría de colapsada. Sin embargo, en el periodo de un año presentó una leve mejoría pasando a la categoría de sobreexplotada.

En el marco del crítico escenario que viven los recursos pesqueros en Chile, Valesca Montes, coordinadora de Pesquerías de WWF Chile, señaló que esto debe impulsar a más y mejores medidas de protección para los recursos pesqueros. “Hoy más que nunca es necesario profundizar los esfuerzos que se han estado realizando para avanzar hacia una pesca sustentable, dado que más de la mitad de las pesquerías se encuentran aún con graves problemas en sus stocks”, señaló.

En concreto, el reporte muestra que de las 25 especies evaluadas, nueve se encuentran colapsadas y seis sobreexplotadas, registrándose mejoras en tres especies en relación a 2015 (merluza común, anchoveta y langostino colorado).

“Entre las sobreexplotadas merece una mención especial la merluza común o chilena, que en el periodo anterior se encontraba en estado de colapso. Al respecto, creemos que deben reconsiderarse los procedimientos bajo los cuales una pesquería cambia de estado, ya que la recuperación es un proceso de largo plazo. Por tanto, este cambio positivo debería confirmarse luego de un periodo de al menos dos o tres años para asegurar que ese cambio de estado responde a una modificación concreta y sostenible”, señala la profesional. En cuanto a las señales positivas, Valesca Montes reconoció la labor que han realizado los comités científico técnicos, “donde ha primado la visión científica por sobre intereses particulares”.

Planes de manejo y recuperación de los recursos

Entre los desafíos pendientes se encuentra el que el Estado incluya presupuesto para el trabajo que realizan los comités científico técnicos y los comités de manejo, así como la mejora de capacidades para los funcionarios públicos a cargo de estas instancias. Clave es la propia implementación de los planes de manejo y recuperación, que también tendrá asociado un costo social que no se debe subestimar y que requiere una estrategia integral que vaya más allá de la lógica de los bonos. Se debe combatir la pesca ilegal y mantener un completo monitoreo para proteger la sana explotación de estos recursos naturales.

Las más consumidas de las especies en riesgo son la merluza y el congrio.

En una semana donde aumenta el consumo de productos marinos, cabe destacar que las especies consideradas en la “canasta de semana santa” presentada por Sernac, no se encuentran en el listado presentado por Subpesca, por lo que no estarían en peligro. Las especies consideradas en esta propuesta de consumo familiar fueron los choritos y almejas frescas, y la reineta entera.

También te puede interesar:

Más de $17 mil se puede ahorrar si cotiza en la compra de la comida de Semana Santa

 

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo