"El de mayor cobertura y calidad": así fueron las reacciones del Gobierno de Piñera tras fallido "mejor censo de la historia"

El Censo de Población y Vivienda 2012 se tomó entre el 9 de abril y el 15 de julio de 2012 y pasó de ser destacado como un trabajo de "nivel internacional" a ser cuestionado por diversos sectores.

Por Christian Monzón

"Nos permitió llegar por primera vez a más del 98% de los hogares chilenos, es decir, el de mayor cobertura, pero también creemos, el de mayor calidad en la información, significa un gran paso adelante en conocernos mejor, conocer mejor nuestro país, nuestras fortalezas, nuestras debilidades y desafío". Con estas palabras, el en ese entonces Presidente Sebastián Piñera presentaba los primeros datos obtenidos por el Censo 2012.

Dicho estudio fue presentado por el actual candidato a La Moneda como "el mejor de la historia". Sin embargo, terminó siendo un fracaso que derivó a que el miércoles se realizara un Censo abreviado, a la espera del definitivo que se tomará el 2021.

El Censo de Población y Vivienda 2012 se tomó entre el 9 de abril y el 15 de julio de 2012. Días antes que finalizara el trabajo de campo, específicamente el 22 de junio, el ministro de Economía de la fecha Pablo Longueira valoró el trabajo efectuado.

"Quiero destacar la gran labor realizada por los miles de censistas que han llevado a cabo el mayor operativo estadístico de Chile. El Censo 2012 es un gran paso para el desarrollo del país, proyectándonos como una nación moderna, que sigue la tendencia de la Ocde, con el objetivo de contar con mejores políticas públicas y proyectos de inversión para todos los chilenos", señaló.

Sebastián Piñera fue el primer encuestado. Agencia Uno

Mientras que el 4 de agosto, el secretario de Estado continuó alabando la medición, resaltando que "pusimos al censo chileno a nivel internacional,  con una metodologí­a acorde a los tiempos que vivimos, y esto permite obtener información de mejor calidad para así­ diseñar las polí­ticas públicas que acompañarán a los chilenos en los próximos diez años"

Sin embargo, en abril del 2013 comenzaron los primeros cuestionamientos luego que un reportaje de Ciper Chile acusara al director del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) Francisco Labbé de manipular las cifras del Censo, hecho que derivó finalmente en que presentara su renuncia el 26 de dicho mes, afirmando que "no estoy dispuesto a que mancillen con mi nombre. Tengo toda una vida de un hombre decente, correcto, no he tenido en mi vida un cheque protestado. No me merezco lo que pasa".

Tras la salida del ingeniero comercial, el subsecretario de Economía Tomás Flores indicó que "dado que en los reportajes publicados en el medio electrónico se insinúa la posibilidad de haber habido alteración de las fichas del Censo. Evidentemente eso tiene que ser investigado. Las personas e investigadores que van a trabajar con esa base de datos, tienen que tener certeza de que esos datos son los efectivamente censados".

Debido a las dudas en torno al estudio, el Gobierno instauró una comisión Externa Revisora del Censo 2012, la cual determinó que la tasa de omisión de la población asciende a un 9,3%, ya que la población censada en Chile fue de 15.758.929 personas, mientras que la proyección del INE llegaba a a 17.382.005.

"Hubo un problema de planificación, fracasaron las estimaciones de costos, de número de censistas; se subestimaron las restricciones administrativas  (…) todo eso llevó finalmente al resultado que conocemos", señaló el economista David Bravo, uno de los expertos que integró la instancia.

 

Sebastián Piñera fue el primer encuestado. Agencia Uno

En ese sentido, recomendaron hace una encuesta abreviada el 2015 (la cual se concretó finalmente el miércoles) y "limitar en lo posible el uso de los datos recolectados en el Censo 2012 en vista que la tasa de omisión de población es muy elevada y afecta en forma particular a determinados grupos de comunas y de población".

Ante esto, Piñera efectuó un mea culpa el 8 de agosto en donde expresó que "efectivamente se cometieron errores en la planificación y en la ejecución del Censo del año 2012. Y quiero pedir, humildemente, perdón a todos los chilenos por esos errores".

En septiembre de 2014 en tanto la directora del INE Ximena Clark reveló las conclusiones de una auditoría externa respecto al Censo 2012, efectuada por la mencionada entidad pública junto al Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (Celade), señalando que el estudio tuvo la mayor omisión de los últimos 60 años, por lo cual "no se puede saber cuántos hombres y mujeres hay en Chile".

"Una de las hipótesis que nosotros elaboramos tiene que ver con la capacitación que se dio a los censistas, porque no es lo mismo llegar a una casa y preguntar ‘cuántas personas residen habitualmente’ versus preguntar ‘cuántas personas hay o están en la casa’", apuntó.

Por lo mismo, causó polémica en redes sociales el comentario de Piñera efectuado el miércoles, quien sostuvo que "vamos a evaluar como ha andado este Censo". El diputado Gabriel Boric utilizó su cuenta de Twitter para responderle al candidato presidencial, calificando sus dichos como "vergüenza ajena".

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo