Bachelet lanza plan nacional de ciberseguridad y expresa su preocupación por "juego de la ballena azul"

"Esta política propone una serie de medidas para concientizar y educar a la población sobre riesgos y buenas prácticas en el mundo digital, con especial foco en las personas más vulnerables, como por ejemplo los niños y niñas y las personas mayores", indicó la Mandataria en la actividad.

Por Aton Chile

En medio del lanzamiento de la política nacional de Ciberseguridad, primer instrumento de política pública del Estado que orientará la acción del país en la materia, la Presidenta Michelle Bachelet se refirió a las buenas prácticas en el mundo digital haciendo referencia a la “Ballena Azul”, juego que incita a los niños, niñas y adolescentes al suicidio.

“Esta política propone una serie de medidas para concientizar y educar a la población sobre riesgos y buenas prácticas en el mundo digital, con especial foco en las personas más vulnerables, como por ejemplo los niños y niñas y las personas mayores”, dijo la Mandataria.

En ese sentido, enfatizó que “hoy día, también, uno de los temas que estaba más en las noticias es este ‘Juego de la Ballena Azul’ y el efecto que estaba teniendo en muchos países del mundo en los jóvenes”.

Por otro lado, en la ceremonia, realizada en el Palacio de La Moneda, la Gobernante explicó que “hoy estamos dando un impulso significativo al desarrollo sustentable de Chile, pionero en uso de Tecnologías de la Información y la Comunicación”.

En Chile, siete de diez personas, de todas las edades, hoy no sólo buscan información o participan en las redes sociales, sino que realizan numerosos trámites bancarios, hacen compras en línea, obtienen certificados de nacimiento, pagan sus impuestos, agendan horas médicas o gestionan alguno de los miles de trámites registrados en ChileAtiende.

La economía digital nacional creció en torno al 11% en el bienio 2014-2015, pasando de 34 mil 127 millones de dólares a 39 mil 485 millones de dólares. Y en nuestro país, la modernización del Estado, del mercado y de la sociedad en su conjunto, se ha focalizado en la promoción del uso intensivo de tecnologías digitales.

“La seguridad de las personas y de la información en el ciberespacio, es fundamental para asegurar el buen funcionamiento de todos estos procesos, interacciones institucionales, trámites, operaciones económicas y también, por cierto, comunicaciones privadas y públicas”, resaltó la jefa de Estado.

La máxima autoridad nacional recalcó que la seguridad en el ciberespacio es un componente vital para la paz y el resguardo internacional, y dijo que “la discusión sobre ciberseguridad resulta esencial para el desarrollo y el fortalecimiento de los valores de la democracia, el respeto al derecho internacional y la protección de los derechos fundamentales de las personas”.

“Esta política refleja, asimismo, la voluntad de nuestro país de compartir nuestras experiencias y trabajar abiertamente con otros países en la búsqueda de un ciberespacio seguro”, afirmó, y complementó que “se trata de una hoja de ruta con un horizonte de mediano y largo plazo, porque sin duda éste es un desafío que supera lo que puede hacerse en un período de gobierno, y exige de nosotros un esfuerzo país, donde el sector público y el sector privado, la sociedad civil y los ciudadanos unen sus fuerzas”.

Esta medida tiene cinco objetivos o ejes esenciales: primero, contar con una infraestructura de la información capaz de resistir y recuperarse en caso de ataques e incidentes de ciberseguridad; segundo, velar por los derechos de las personas en el ciberespacio; tercero, desarrollar en Chile una cultura de la ciberseguridad, que contemple no sólo a los actores públicos y empresariales, sino también a los ciudadanos y ciudadanas respecto de las prácticas digitales.

 

“Éstas son pequeñas acciones personales, pero que son esenciales para lo que llamaríamos nuestra ‘higiene digital’, e impiden, o al menos dificultan, que terceras personas, ya sean delincuentes o no, accedan a la información que almacenamos o que puedan usar esa información sin nuestro consentimiento”, valoró.

El cuarto eje de la política es avanzar en conjunto con los organismos internacionales y “nuestros países amigos en los desafíos”, señaló, que se nos presentan; y el quinto eje es promover el desarrollo de una industria de la ciberseguridad, que permita posicionar a Chile de mejor manera en la región, aprovechando las ventajas estratégicas.

 

Asimismo, relató, “también estamos firmando, en este mismo acto, el decreto que promulga el Convenio de Budapest sobre Cibercrimen, cuyo principal objetivo es el desarrollo de una política criminal común frente al ciberdelito. Y éste es un importante avance en la homologación de los procedimientos para enfrentar este tipo de delitos, encontrar a los culpables y castigarlos como corresponde”, comentó la Mandataria.

Al finalizar su discurso, la máxima autoridad nacional afirmó que “seguridad y libertad son conceptos complementarios entre sí, y el combate a los ciberdelitos y otras amenazas en las redes digitales no pueden convertirse en excusas para atropellar derechos humanos como la privacidad y la libertad de expresión”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo