Estos son todos los ganadores de "Santiago en 100 Palabras"

Estos son los 12 cuentos ganadores del concurso que culminó su edición número XVI

Por Mauricio Ávila

Con un gran éxito concluyó la XVI versión del Santiago en 100 Palabras, concurso literario que en esta oportunidad contó con más de 40 mil obras participantes.

El ya tradicional evento cultural es organizado por  Minera Escondida, BHP Billiton, Metro de Santiago y Fundación Plagio.

A continuación, los ganadores:

Primer lugar: Los Vampiros

Macarena Araya Lira, 31 años, Ñuñoa

Les decían los vampiros. Caminaban por el asfalto hirviendo, a paso lento y vestidos de implacable negro. Salían de noche a pasear a su perro, que era negro y se llamaba Fassbinder. Ella estudiaba Pedagogía en Castellano y él trabajaba en una tienda de animales. No hablaban con nadie. Nunca sonreían. No había nadie en el barrio como ellos. Siempre les quise hablar, pero nunca me atreví. Desaparecieron de un día para otro. Años después, cuando yo trabajaba en una casa de cambio, aparecieron. Iban a comprar euros. Seguían juntos, seguían vestidos de negro.

alunizaje.jpg

Segundo lugar: Alunizaje

Cristian Foerster Montecino, 28 años, Ñuñoa

Viajábamos por Vespucio en un auto robado. Era de noche y caía un granizo negro que apagaba lentamente las luces de la ciudad. Sin hablar, dimos tantas vueltas en busca de guarida que terminamos por conocer de memoria cada calle y paso nivel anegado. Con el rostro en los vidrios, mientras el auto se hundía, fuimos parte de la lluvia.

febrero.jpg

Tercer lugar: Febrero

Paulina Ortega Contreras, 24 años, Maipú

Se sienta en el borde de la piscina y mete tímidamente los pies en el agua. Su padre lo observa desde arriba del techo que recién terminaron de cambiar. Tírate nomás, le dice, los dueños de casa no están. Siente que su corazón se acelera y se quita la ropa lo más rápido que puede. Se sumerge despacio, sin hacer ruido, para que los vecinos no se den cuenta. Se hunde hasta tocar los azulejos del fondo y aguanta la respiración hasta que se vuelve insoportable. Nada y siente el sol pegando en su espalda. Cierra los ojos y flota.

vecinos.jpg

Mención honrosa: "Vecinos"

María Isabel García-Huidobro Moroder, 55 años, Ñuñoa

Levantaron un edificio al lado del nuestro. Ya no entra el sol por la ventana. Ni se ve la luna desde la cama. Sólo ventanas. Algunas iluminadas, otras cerradas. Adentro se mueven siluetas sin rostro. Me gusta apoyarme en el balcón y mirar. Pero cuando me ven, cierran las cortinas. Mi hermano me dice que es porque viven en una torre de 18 pisos, mientras nosotros estamos en un block de cuatro pisos. Yo no le hago caso, si a las finales, somos vecinos.

blackout.jpg

Mención Honrosa: "Blackout"

Ricardo Palma Fuentes, 25 años, Lo Espejo

Despierto medio borracho entre malezas y flores silvestres. No recuerdo muy bien cómo llegué aquí, pero sospecho que eso podría ser una ventaja. Todavía tengo mi billetera entre mis cosas, muy buen indicio. En ella, aún conservo una foto de mis padres, y de mi hermano muerto. Mientras analizo mi entorno con los ojos entrecerrados, mis manos, como obedeciendo a un mandato independiente a mi cerebro, palpan mi cuerpo en busca de heridas. Nada. El alcohol me pone cariñoso y olvidadizo. Espero no haber lastimado a nadie. Para la próxima noche de año nuevo pediré que me encierren con llave.

21-de-octubre.jpg

 

Mención Honrosa / Premio del Público: "21 de octubre al 21 de noviembre"

Belén Fernández Llanos, 30 años, Santiago

Se amaneció cosiendo el disfraz para esa fiesta. Eligió vestirse de escorpión porque en el curso siempre lo hicieron sentir raro y peligroso al mismo tiempo. Al llegar, las luces de colores lo iluminaron a él, el único con disfraz, y a los demás burlándose, como siempre. Pensó en huir pero no había pegado lentejuelas seis horas para eso. Así que respiró profundo, entró a la pista de baile, formó un círculo alrededor suyo, lo marcó con vodka, le prendió fuego y cansado de tantos años de insultos, se clavó frente a todos su propio aguijón.

posverdad.jpg

Mención Honrosa: "Posverdad"

María Soledad Carlini Catalán, 34 años, Providencia

Estaba ahí: una oreja blanca, alargada y limpia que emergía entre la yerba del parque. El dedo certero de Ignacio, mi hijo de 2 años y siete meses, lo indicó con el énfasis exagerado de un niño que no quiere hablar. Ansiosa, tomé mi celular y saqué la foto. Faltaba una bajada memorable para mi tweet. Pensé en orejas célebres. En la depresiva de Van Gogh, en la casi mutilada por Mike Tyson, en la surrealista de David Lynch y en la escena cruel de Tarantino. «Esta no es una oreja», escribí. Quedé conforme y volvimos a casa.

lapelota.jpg

Premio al Talento Infantil: "La Pelota"

Daryl Zavala Barrales, 6 años, Caldera

Jugando en la cancha de tierra, el López le pegó fuerte a la pelota. Se fue lejos. Fui a buscarla y cayó en el techo de la vecina más pesada del pasaje. Ese día decidimos que nos gustaba más leer que jugar a la pelota.

en-vitrina.jpg

 

Premio al Talento Joven: "En Vitrina"

Valentina Sandoval Toro, 16 años, Isla de Maipo

Voy caminando por las calles de Santiago, tengo que comprarme ropa y ando viendo las vitrinas. A los delgadísimos maniquíes la ropa les queda preciosa. Haciendo contraste se puede ver mi reflejo, con una cola de caballo desordenada, los tutos gordos y diez lucas en el bolso Kipling de imitación. Me da pena y me voy a mi casa. Estoy en el vagón del metro, las puertas se cierran y me veo. Sigo en vitrina.

las-vueltas-de-la-vida.jpg

 

Premio al Talento Mayor: "Las vueltas de la vida"

Daniela Buchling Cornely, 71 años, Vitacura

Le gustaba saltar en los charcos, mochila al hombro, con las botas negras de su hermano mayor. Ahora lleva al hombro los animales faenados, usa las botas blancas de la empresa y evita pisar los charcos de sangre.

tarjetabip.jpg

 

Premio al Talento Breve: "Tarjeta BIP"

Claudia Ballarini Castro, 41 años, Ñuñoa

 Y cuando traté de abrir la puerta de mi departamento con la tarjeta bip supe que Santiago ya era parte de mí.

cinco-de-14.jpg

 

 Premio al Talento de Barrio (Ganador de Mi Barrio en 100 palabras): "Cinco de 14"

 Marcelo Ortiz Lara, 22 años, Quilicura.

Taco a la entrada de Quilicura. Micro 307. 14 personas, todos sentados. Un pelirrojo tomando helado aparentemente de chirimoya; una pareja de enamorados al fondo; una señora dando pecho; dos escolares durmiendo, uno boquiabierto y el otro apoyado en el hombro de su amigo que duerme boquiabierto; una anciana leyendo el diario; cinco negros sentados al lado que da el sol. El chofer escucha una cumbia y canta «nunca me faltes, nunca me engañes».

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo