Trump abre las puertas de la Casa Blanca para reunirse con Kim Jong-un y Duterte, pero aún no recibe respuestas

El mandatario estadounidense invitó a los presidentes de Corea del Norte y Filipinas a reunirse en medio de altas tensiones en la península coreana y de la polémica "guerra" contra las droga del filipino.

Por Agencias

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, dejó en el aire confirmar si aceptará la invitación de su homólogo estadounidense, Donald Trump, para visitar la Casa Blanca, en un momento en que Manila prioriza sus relaciones con China.

"Estoy muy ocupado, no puedo hacer ninguna promesa definitiva. Tengo planes de ir a Rusia, a Israel…", afirmó Duterte durante una visita la noche del lunes a una flota de barcos chinos en Davao, en declaraciones divulgadas hoy por las televisiones locales.

El mandatario estadounidense invitó el domingo al filipino a visitar la Casa Blanca "para debatir la importante alianza entre ambos países", informó la Oficina Presidencial de Washington, después de que ambos mantuvieran una "amistosa" conversación telefónica.

La administración de EEUU aseguró que busca apoyos de los países de Asia Oriental para aislar aún más a Corea del Norte en un momento de tensión por los ensayos de misiles y los avances en el programa nuclear del régimen de Kim Jong-un.

Duterte, que en septiembre llamó "hijo de puta" al predecesor de Trump, Barack Obama, por criticar su polémica "guerra contra las drogas", ha dado un giro a la política exterior de Filipinas desde su llegada al poder el pasado junio con un alejamiento de Washington -su aliado tradicional- y un acercamiento a Pekín.

En sus declaraciones del lunes el presidente filipino incluso planteó la posibilidad de realizar maniobras militares conjuntas con China al oeste de la isla de Mindanao, una conflictiva región donde operan piratas y grupos terroristas islámicos.

¿Kim Jong-un en la Casa Blanca?

El Gobierno de China valoró como una señal "positiva" las palabras de Trump, quien aseguró estar dispuesto a reunirse con el máximo líder norcoreano, Kim Jong-un, "bajo las circunstancias adecuadas".

"Hemos tomado nota de las recientes declaraciones y los positivos gestos que incluyen, y pensamos que EE.UU. y Corea del Norte, como actores principales en la desnuclearización, deben emprender esfuerzos creíbles y mostrar buena fe", afirmó un portavoz chino de Exteriores, Geng Shuang, en una conferencia de prensa.

La instancia ayudaría a la reanudación de las conversaciones de paz, señaló la fuente oficial, quien reiteró que el diálogo es la única solución "realista y viable" en el actual momento, "altamente delicado y de complicadas tensiones".

Trump mostró ayer en una entrevista su disposición a reunirse en el futuro con el líder norcoreano, aunque el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, matizó más tarde que las condiciones para que ese encuentro sea posible no se dan actualmente.

Los comentarios de Trump se producen en medio de la escalada de tensión con Pyongyang por sus reiteradas pruebas de misiles y su programa nuclear, respondidas por Washington con el posible envío a aguas cercabas a Corea del Norte de una flota comandada por su portaaviones "Carl Vinson".

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo