¿Qué hacer con la devolución de impuestos?

Por Sergio Tricio
  • Gerente general de Ruvix – @stricio

Todos los años, en el mes de abril, se celebra la operación renta, en donde todos los contribuyentes que perciben rentas o ingresos anuales, deben hacer su declaración de impuestos para cumplir con las obligaciones tributarias.

En muchos casos, existe la posibilidad de recibir una devolución de impuestos o retenciones, para quienes trabajan de manera independiente y emiten boletas de honorarios, para los trabajadores dependientes con ingresos variables durante el año y personas que aprovechan algunos beneficios tributarios como el APV o el 55 bis (crédito hipotecario). Estas devoluciones de impuestos se comenzarán a pagar a partir del próximo jueves 11 y así sucesivamente el 18 y 25 del presente mes, dependiendo la fecha en que se realizó la declaración de impuestos.

¿Que podemos hacer con este dinero? Como en muchos casos ocurre, cuando sabemos que recibiremos ingresos adicionales, suele ocurrir que nos gastamos ese dinero con anterioridad. Si ese no ha sido tu caso, te aconsejamos la siguiente fórmula para darle un mejor uso a estos recursos.

En primer lugar, te sugerimos ahorrar un 50% de este dinero, el que se podría destinar a dos tipos de instrumentos de ahorro. Una alternativa es la cuenta 2 de la AFP, dinero que podría ser invertido en uno de los cinco multifondos, con bajísimos costos de administración y rentabilidades que en el caso del Fondo E, que es el más conservador, en los últimos 3 años ha conseguidos un 7,62% de rentabilidad promedio, lo que es más de un 100% de la rentabilidad que te entrega un depósito a plazo (3,5% anual). La otra opción es elegir una de las tantas opciones que nos entrega los fondos mutuos, con diferentes niveles de riesgo, instrumentos financieros y mercados donde elegir.

El segundo destino de estos recursos sería para pagar deudas en un 30% de lo que se reciba, dinero que debería privilegiar los créditos con mayores tasas de interés como suelen ser las líneas y tarjetas de crédito bancarias en conjunto con los avances en efectivo.

Por último, en el ámbito de las finanzas personales no se trata solamente de ahorrar y postergar el consumo, sino que es muy importante darse un merecido gusto. En este caso, considera el 20% restante para gastarlo en lo que te sea más gratificante, comprándote ropa, saliendo a comer o haciendo un asado en familia.

La idea es lograr un equilibrio entre ahorro, pago de deudas y consumo, para de esa manera lograr un equilibrio en tus finanzas y un buen uso de la devolución de impuestos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo