Estados Unidos confirmó la muerte del jefe del Estado Islámico en Afganistán

Abdul Hasib murió el 27 de abril durante una operación conjunta entre las tropas afganas y norteamericanas en la provincia de Nangarhar

Por Romina Luzón

El gobierno afgano y el ejército de Estados Unidos confirmaron este domingo la muerte del máximo jefe del Estado Islámico,en la provincia de Nangarhar (este), considerada el bastión del grupo yihadista y donde Washington lanzó hace tres semanas la "madre de todas las bombas".

La oficina de comunicación de la tropas de EE.UU. en Afganistán confirmó la muerte de Hasib en un comunicado y detalló que en la ofensiva murieron también varios altos mandos de la formación yihadista y 35 de sus insurgentes.

bomba-1.jpg

"Esta operación conjunta exitosa constituye un nuevo e importante paso en nuestra campaña para liquidar al EI-J en 2017" señaló el jefe de las fuerzas estadounidenses en Kabul, el general John Nicholson.

El anuncio se produce tres semanas después de que Estados Unidos lanzase en la provincia de Nangarhar una de las bombas más potentes de su arsenal convencional con el objetivo de destruir uno de los últimos bastiones de ISIS y facilitar las operaciones sobre el terreno de las tropas estadounidenses y afganas.

En junio del pasado año, el Gobierno de Kabul dio por derrotado a ISIS en gran parte de las áreas en las que permanecía activo, sin embargo, la formación yihadista ha continuado reivindicando algunas de las acciones más sangrientas en el país, como el ataque de marzo al hospital o el ataque suicida contra una manifestación de la minoría chiíta hazara que causó más de 80 muertos y de 300 heridos el pasado junio, los cuales las autoridades responsabilizan a Hasib.

"Este es el segundo emir del EI-K muerto en nueve meses, junto a docenas de sus líderes y cientos de sus combatientes", destacó Nicholson.

Por lo que las autoridades de Afganistán respecta, la hazaña estaría a punto de cumplirse, ya que días antes del lanzamiento de la "madre de todas las bombas" se cifró en apenas 400 los miembros del EI presentes en el país, y desde entonces se han acabado con 300 más de ellos.

La OTAN continúa en Afganistán con aproximadamente 13 mil efectivos en tareas de asesoramiento y capacitación, y Estados Unidos mantiene a ocho mil de estos, como parte del operativo de asistencia y tareas antiterroristas.

En los próximos días se espera que el presidente Donald Trump anuncie nuevos planes para las tropas de su país en Afganistán.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo