Día D en Brasil: Lula da Silva será interrogado por el juez Moro por caso OAS

La policía montó una operación de gran escala en Curitiba para separar a los miles de partidarios del histórico líder y a la multitud de seguidores del magistrado que encarna la lucha contra la corrupción

Por AFP

Brasil vivirá un miércoles en vilo cuando el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva sea interrogado por el juez Sergio Moro, a cargo de investigar la corrupción en Petrobras, una audiencia que podría reconfigurar el futuro político del país.

La ciudad sureña de Curitiba será el escenario para esa confrontación. De un lado, los miles de partidarios del histórico líder de izquierda que llegaron para apoyarlo, y del otro, la multitud de seguidores del magistrado que encarna la lucha contra la corrupción sistémica que intoxica al Estado brasileño.

La policía montó una operación de gran escala para separar a los grupos antagónicos en distintos puntos de la ciudad y levantó un cerco perimetral en torno al edificio de la Justicia, donde solo se permitirá el ingreso de las partes involucradas. El resto de los expedientes fueron suspendidos.

Lula responderá los cuestionamientos de Moro sobre un caso que investiga si recibió un apartamento tríplex de lujo en un balneario de Sao Paulo de manos de la constructora OAS, sumergida en el escándalo de sobornos en Petrobras, a cambio de "ventajas indebidas", según la definición judicial.

"El ex presidente está preparado para dar su testimonio al juez Sergio Moro. Y va con la fuerza de la verdad", dijo su abogado defensor, Cristiano Zanin Martins.

Pese al consenso generalizado entre analistas de que Lula, señalado por la fiscalía general como el comandante de la red de sobornos en Petrobras, será condenado en esta primera instancia, Martins sostiene que aún no han probado una sola de las acusaciones.

"No tuvo ninguna participación en un esquema ilícito en Petrobras. Nada demuestra que eso pasó. Al contrario, las pruebas demuestran su inocencia. Y ahí es donde se constata que es un asunto político ¿Para qué continuar acusando a Lula si ya demostró su inocencia?", agregó.

El ex presidente lidera holgadamente los sondeos de intención de voto para los comicios de 2018 y los estudios más recientes muestran que la brecha en su favor crece, pese a tener un amplio índice de rechazo junto a su Partido de los Trabajadores (PT), que fue barrido en las últimas elecciones municipales.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo