Calzones rotos y sopaipillas: dónde comer y comprar los manjares invernales

En las panaderías locales y carritos, el valor de una sopaipilla no supera los $150 por unidad y tienen la ventaja que puedes comerlas con los agregados que ofrecen, como ají, mostaza, pebre o salsa verde.

Por Nathaly Lepe

La lluvia y el frío son capaces de hacernos imaginar todas esas comidas calientes que nos hacían nuestras madres y abuelas. Una sopaipilla recién salida, o ese dulce manjar llamado calzón roto, dos comidas más que amadas por los chilenos.

Además del gusto por estos alimentos, una ventaja de ellos es su valor. ¿Quién no ha disfrutado de una sopaipilla por $150 en un carrito en alguna esquina o de un calzón roto en alguna panadería cerca de su casa?.

Por lo mismo, para ayudar a saciar sus ganas de comer algunos de estos alimentos y no tiene la habilidad de cocinar, porque hasta el agua hervida se le quema, hay una serie de lugares que lo hacen fácil y donde se puede comprar estas preparaciones listas para freír.

La Vega Central, se ha trasformado en el lugar típico para comprar sopaipillas, y masas en general preparadas. En los varios puntos de venta que ahí se encuentran compran los cientos de comerciantes que ofrecen este maravilloso y amarillo producto en sus carritos por todo Santiago.

Ahora, si no quiere viajar tan lejos, el café Villarreal en sus locales de Providencia y Pedro de Valdivia, ofrecen sopaipillas preparadas y listas para comer. Ahora si el antojo es mayor, tienen las tradicionales “pasadas” para llevar y disfrutar las sopaipillas bañadas en esa mezcla de chancaca y naranja que quita el frío.

Para los más hipsters, en el barrio Lastraría también hay locales donde comprar. El bar José Ramón 277 es una  alternativa para disfrutar sopaipillas pasadas y aprovechar de comerlas en el lugar con un vaso de leche con plátano.

sopaipillasaton.jpg Aton

Otra alternativa son las que se ofrecen a través de Facebook, en grupos de venta de diferentes comunas. Algunas se reparten a domicilio, algunas son realizadas de manera industrial y otras más tradicionales, con zapallo y los círculos menos parejos.

En estos mismos grupos, que generalmente son mujeres dueñas de casa, emprendedoras o estudiantes de cocina que ofrecen sus productos, también se pueden encontrar los típicos calzones rotos, para freír o listos para comer.

Precios

Pero ¿de cuánto estamos hablando? Si vamos a las fábricas de sopaipillas, el precio promedio por unidad es entre 35 y 45 pesos, y la compra mínima es de una docena, aunque el precio disminuye si se compra por cantidades mayores.

En las panaderías locales y carritos, el valor de una sopaipilla no supera los $150 por unidad y tienen la ventaja que puedes comerlas con los agregados que ofrecen, como ají, mostaza, pebre o salsa verde.

Lamentablemente, tras un arduo análisis no encontramos ninguna empresa, emprendimiento o panadería que haga delivery de sopaipillas, así que si nuestros lectores saben de algún lugar que envíe a domicilio, por favor compártanos el dato.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo