Muere Ian Brady, el asesino en serie más famoso y temido de Reino Unido

La muerte de Brady se produce unas horas después de que Terry Kilbride, hermano de una de las víctimas de la pareja, exigiera al asesino que "hiciera lo correcto" y revelara dónde está enterrado Keith Bennett.

Por Publimetro

El asesino en serie británico Ian Brady, que torturó y mató a cinco menores en la década de 1960, murió este martes en un hospital psiquiátrico de alta seguridad en Inglaterra a los 79 años, informaron las autoridades sanitarias del condado de Merseyside.

El abogado Robin Makin, quien conversó con Brady pocas horas antes de su fallecimiento, explicó a los medios que su cliente no tenía información sobre el paradero de los restos de Keith Bennett, asesinado a los 12 años y la única de las cinco víctimas cuyo cadáver nunca fue encontrado.

keith.jpg

 

Las víctimas eran niños: ella era cómplice, él les violaba y mataba

Brady fue el hombre más odiado y temido de Reino Unido. Junto a su novia, Myra Hindley, Ian Brady asesinó y violó a a cinco niños británicos. A sus 23 años ya era conocido por la Policía por torturar hasta la muerte a animales. También lo intentó con varias personas, de las que antes abusaba sexualmente.

Obsesionado con el sexo y la ideología nazi, Ian Brady no se conformaba con practicarlo, sino que  se obsesionó con el sadomasoquismo, hasta el punto de que Myra se convirtió en su rehén sexual. Pero no conforme con ello, el 12 de junio de 1963 todo cambió.

  • Pauline

Siguiendo las órdenes de Brady, Myra buscó por la zona una chica para satisfacer los deseos de su pareja. Su nombre era Pauline Reade, de 16 años, a la que convenció para que le acompañara hasta una pradera en Saddleworth, en Gran Manchester.

Brady las seguía en una moto y una vez que llegaron al lugar violó, mató y luego enterró el cuerpo de Pauline. Myra se convirtió en cómplice del primer asesinato de Ian Brady.

  • John

Cinco meses después volvió a matar en la misma pradera con la ayuda de Myra. En esa ocasión la víctima fue un niño de 12 años, John Kilbride. Luego que Bryde violara al niño en repetidas ocasiones, el arma que iba a utilizar para matarle no funcionó, así que optó por estrangularlo.

  • Keith

Desde este segundo asesinato, todas las alarmas se activaron en la zona. Sus siguientes planes tuvieron que esperar hasta el 16 de junio de 1964, cuando Ian Brady cometió su tercer asesinato.

En esta ocasión la víctima, Keith Bennett, de 12 años, fue engañado por ambos y llevado de nuevo a la ya famosa pradera, donde fue violado, asesinado y enterrado.

  • Lesley

Tras dos niños, Brady optó en el cuarto crimen por una niña y por su víctima más pequeña aún: tenía tan solo 10 años. Lesley Ann Downey fue secuestrada por la pareja en un parque de diversiones. Pero este asesinato no fue igual a los anteriores. Brady y Myra fotografiaron desnuda a Downey desde distintos ángulos.

Después, Myra grabó los gritos de la niña mientras era violada. Tras asesinarla, no fue enterrada el mismo día de su muerte, sino al día siguiente en esa misma pradera de Saddleworth. Tanto las fotos como la grabación fueron guardadas en una maleta, que años después fue encontrada por la Policía.

  • Edward

La última víctima de la pareja fue Edward Evans, de 17 años. El  6 de octubre de 1965  durante un reunión familiar Brady, Myra asesinaron de un hachazo al joven frente al cuñado de Myra, David Smith, al que le cuentan con detalles los horribles asesinatos cometidos por la pareja durante dos años y que tenían aterrorizado al Reino Unido. Razón por la que el cuñado los denuncia ante la Policía.

Brady y Hindley, muerta en prisión a los 60 años en 2002, fueron condenados a cadena perpetua en 1966 por violar y matar a John, Lesley y Edward, de 17.

Posteriormente, ambos admitieron las muertes de Pauline y de Keith.

pareja.jpg

Horas antes de morir

En 1985 Brady fue ingresado en el hospital de alta seguridad de Ashworth, al norte de Liverpool, aunque en 2013 había pedido su traslado a una cárcel escocesa, un requerimiento rechazado por las autoridades.

"Cuando alguien muere, lo natural en una sociedad civilizada es tener compasión. Sin embargo, hay excepciones, y este monstruo es una de ellas", afirmó el inspector jefe de la policía de Greater Manchester, Ian Hanson.

"No tenía derecho a respirar el mismo aire que esos familiares dignos y decentes a los que torturó durante décadas, al rehusar ayudarles a buscar a sus seres queridos", señaló el policía, para quien "el hospital de Ashworth lo puede dejar en la puerta para que le recojan los basureros".

Por su parte, el abogado de Brady durante los últimos veinticinco años sostuvo que, si el asesino "hubiera sido capaz de ayudar en las localizaciones, eso habría ocurrido en la década de 1980".

Norie Miles, amiga de la familia de Keith Bennett, declaró a la agencia local PA que la búsqueda del cuerpo seguirá.

"Alan (hermano de Keith) continúa buscándole en áreas determinadas. Él nunca se dará por vencido y ninguno de nosotros nos daremos nunca por vencidos para apoyarle", afirmó Miles.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo