La U puso temple y terminó por arrebatarle el título al archirrival para bajar su estrella 18

Los azules no estaban para sorpresas y derrotaron a San Luis de Quillota en Ñuñoa. El equipo de Hoyos hizo historia al ganar un certamen que tenían casi perdido.

Por El Gráfico Chile
Felipe Mora fue otra vez la figura/Photosport
La U puso temple y terminó por arrebatarle el título al archirrival para bajar su estrella 18

Por Diego Espinoza – Giuseppina Lobos

La U no estaba para sorpresas, desde la semana pasada, cuando superaron a Colo Colo en la tabla de posiciones del Torneo de Clausura, sabía que derrotando a San Luis se iba a coronar campeón del Clausura, y justamente fue eso lo que ocurrió en el Nacional, porque ganó por 1-0 y desató la locura en el mundo azul. La estrella 18 es una realidad, y muy dulce, porque le quitaron la corona al archirrival.

Los hinchas azules empezaron a llegar temprano al estadio, no estaban nerviosos, sino confiados. “Esta tarde la vuelta vamos a dar” cantaban en la previa y durante los minutos iniciales. Como era de esperarse, el recinto de Ñuñoa se llenó.

El equipo de Ángel Guillermo Hoyos entró tranquilo, sabía que tenía 90 minutos para hacer un gol que valía un campeonato. Buscaban hacer daño por las orillas, donde la franja izquierda se transformó en la vía más utilizada. La hinchada cantaba  y el equipo atacaba. En contrapartida, el elenco de Quillota siempre fue un digno rival, que en la mayor cantidad del tiempo manejó la pelota, aunque sin profundidad.

Las primeras emociones llegaron a los oídos de los hinchas azules, que sabían que Colo Colo abría la cuenta en los 12′ mediante Octavio Rivero. En el Nacional seguían empatando. Por esos momentos los albos eran campeones, sin embargo, la U jamás se puso nerviosa.

Es más, la tarea la encausaron temprano, porque Beausejour desbordó por la izquierda, centró para Felipe Mora y el mejor jugador del campeonato hizo lo que sabe hacer… anotar. Con una media vuelta dejó sin opciones a Cano. El Nacional era una fiesta. La estrella 18 se palpaba. Locura total.

Tras la apertura de la cuenta el cuadro laico decidió hacer un partido “tranquilo”, porque cedió la pelota a la visita y se dedicaba a buscar contragolpes. Los quillotanos querían hacer daño, aunque no eran claros con la pelota en los pies. Las emociones estaban instaladas en las gradas, porque los fanáticos azules sabían del gol de Cobresal, la copa se estaba yendo para el CDA.

Complemento tenso

La U estuvo muy cerca de sellar el partido y a la vez el campeonato en los pies del ingresado David Pizarro, quien mediante un tiro libre estuvo cerca del segundo, pero Matías Cano salvó a los quillotanos y mantuvo la emoción en el colmado Nacional.

Malas noticias por partida doble para la U en los 69′, porque Paredes anotaba en La Serena y Felipe Mora salía llorando del terreno de juego, porque se lesionó. En realidad no todo era malo para los estudiantiles, porque todavía eran campeones.

La tensión estaba instalada en el Nacional, porque el resultado era corto y en cualquier momento se instalaba alguna sorpresita inesperada por parte de los quillotanos, que estaban vendiendo muy cara la derrota. No querían ser la guinda de la torta, pero en realidad lo estaban siendo.

La U lo hizo, ganó y es el nuevo campeón del fútbol chileno. Felicidades azules.

Así vivimos el minuto a minuto del triunfo azul ante San Luis

Loading...
Revisa el siguiente artículo