Una maleta con dinero "sucio": clave en el escándalo que salpica a Temer

Una maleta que estaba supuestamente perdida y que fue devuelta hoy a la Policía brasileña por uno de los hombres de confianza del presidente Michel Temer puede ser una pieza clave en el escándalo de corrupción que sacude Brasil y que amenaza la estabilidad del Gobierno.

Por EFE

La trama se remonta al pasado 28 de abril, cuando el diputado brasileño Rodrigo Roucha Loures entró en un aparcamiento el pasado 28 de abril, cogió una maleta y subió corriendo en el taxi que le esperaba a las puertas de una pizzería en Sao Paulo.

La escena, grabada por la policía, no saldría de la normalidad si no fuera por el hecho de que la maleta estaba cargada con 500.000 reales (unos 152.000 dólares) "sucios", los cuales fueron entregados por un directivo de la empresa cárnica JBS.

Los dueños de la multinacional airearon ante la justicia las entrañas de un gigantesco escándalo de corrupción que salpica directamente a Temer, aferrado al poder en medio de las presiones de la oposición para que renuncie.

Según dijo ante las autoridades Joesley Batista, uno de los propietarios de JBS, Rodrigo Roucha Loures fue indicado por el presidente Michel Temer para tratar los asuntos de la compañía, que ha reconocido el pago de sobornos a centenas de políticos.

Cuando el escándalo de corrupción saltó por los aires la pasada semana, el diputado, ahora suspendido de sus funciones, se encontraba fuera de Brasil y a su vuelta afirmó a la policía que no sabía que la maleta estaba repleta de dinero.

Tampoco reveló el destino de la valija, que pasó una semana en paradero desconocido hasta este martes, cuando la defensa de Roucha Loures la entregó en la sede de la Policía Federal en Sao Paulo.

El diputado, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) y que fue asesor de Temer, dijo a algunos de sus aliados que se aproximó a los dueños de JBS por un interés comercial -ya que es empresario del sector de alimentos- y exculpó al presidente brasileño de su participación.

No obstante, en una polémica grabación realizada por Joesley Batista, Temer le da el aval para buscar a Roucha Loures y resolver una supuesta pendencia que el Gobierno tenía con el controlador de JBS, J&F.

"¿Puedo hablar de todo con él?", cuestiona Batista en el diálogo. A lo que Temer responde: "todo".

La grabación, realizada en la residencia oficial del mandatario el pasado marzo -un mes antes de la entrega del dinero-, ha sido cuestionada por el propio Temer, quien ha afirmado que es "fraudulenta" y fue "manipulada".

Acorralado por las acusaciones de JBS, el entorno del jefe de Estado teme ahora una posible delación de Roucha Loures, cuya mujer se encuentra embarazada de 8 meses, aunque el diputado suspendido ha descartado por el momento dicha posibilidad.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo