Bullado caso de filtración de fotos íntimas de estudiantes de la U. de Chile pasa a la justicia

La difusión de fotos, algunas obtenidas a través de engaños con el pretexto de "investigaciones científicas" es pesquisada en la Facultad de Medicina de ese plantel a través de un sumario, y los antecedentes fueron entregados al Ministerio Público.

Por Francisca Herrera

En manos del Ministerio Público quedó un caso descubierto al interior de una facultad de la Universidad de Chile en el que un grupo de alumnos se las arregló para obtener imágenes íntimas de sus compañeras. Los antecedentes del caso fueron puestos a disposición de la Fiscalía por el plantel de educación superior según confirmaron sus autoridades el jueves.

Los hechos denunciados generaron revuelo y rechazo al interior de la comunidad universitaria.

El caso hizo recordar hechos similares acontecidos en un buque de la Armada a fines del año pasado, cuando marinos espiaron a sus compañeras de tripulación.

"El acoso está naturalizado en Chile y la universidad es parte de este país, no estamos en una burbuja". Así explicó Carmen Andrade, directora de la Oficina de Igualdad de Oportunidades de Género.

El caso en Medicina

Las denuncias fueron hechas por un grupo de alumnas de Medicina de la generación 2015 que ingresó a esa carrera en la Universidad de Chile. Todo surgió a partir de un grupo de whatsapp creado alrededor del citado año, con el inocente propósito de compartir informaciones sobre sus actividades universitarias y sociales.

El chat donde se habrían producido las filtraciones de imágenes era integrado solo por varones. "Durante el verano 2016-2017, comenzó a circular un rumor dentro de los hombres de la generación sobre la existencia de fotos íntimas de una compañera", denuncian las alumnas.

El profuso intercambio de fotos que realizaron los involucrados también incluyó un "concurso" en el que los estudiantes varones que estaban en el chat votaban por el  "el mejor ano generacional".

Más aún: las afectadas afirman que varias de las fotos íntimas fueron conseguidas con engaño por sus compañeros quienes usaron la excusa de que las iban a utilizar para  supuestas "investigaciones científicas".

Algunas de las tantas imágenes que fueron difundidas públicamente, sin el consentimiento de las involucradas, tuvieron su origen en una relación de confianza y conversaciones privadas. Sin embargo, otras fotos fueron sustraídas sin autorización y otras fueron obtenidas mediante engaño en cuanto al uso que se le daría a esas fotos, entre estos, para 'investigaciones científicas""

"Algunas de las tantas imágenes que fueron difundidas públicamente, sin el consentimiento de las involucradas, tuvieron su origen en una relación de confianza y conversaciones privadas. Sin embargo, otras fotos fueron sustraídas sin autorización y otras fueron obtenidas mediante engaño en cuanto al uso que se le daría a esas fotos, entre estos, para 'investigaciones científicas"", relataron las afectadas.

Los indicios sobre el intercambio de imágenes íntimas comenzaron a ser rastreados por la Secretaría de Sexualidad y Género (Sesegen) de la Facultad de Medicina. Los rastreos llevaron al descubrimiento de las imágenes en el chat grupal masculino y la identificación de uno de los posibles involucrados en la difusión de las fotos. Ulteriores rastreos arrojaron la identificación de un segundo sospechoso.

Más adelante surgieron "reportes de otros casos de acoso provenientes de más personas afectadas por acciones de los dos compañeros" vinculados al caso, señalaron las alumnas.

Violencia de género en la Universidad

La directora de la Oficina de Igualdad de Oportunidades de Género explicó a Publimetro que las denuncias, unidas a otras situaciones de la misma naturaleza, evidencian que en el ámbito universitario siguen presentes prácticas que involucran violencia de género contra la mujer.

"Lo que hay detrás en ambas situciones es el mismo fenómeno, es una relación de desigualdad entre hombres y mujeres que se traduce en actos de violencia de género", asegura Andrade.

 

Lo que hay detrás en ambas situciones es el mismo fenómeno, es una relación de desigualdad entre hombres y mujeres que se traduce en actos de violencia de género"

Para enfrentar este tipo de hechos la autoridad afirmó que en conjunto con la federeación de alumnos y las secretarías de sexualidad de género de distintas facultades, han dispuesto una serie de espacios de discusión y educación, "porque nos interesa que no se naturalice, que no se reconozca como si el acoso fuera inevitable".

Ayer la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile confirmó que abrió una investigación sumaria sobre el tema, "la que actualmente está en curso a cargo de una académica designada para tal efecto".

Al mismo tiempo, la Dirección Jurídica de la Universidad de Chile "efectuó la denuncia a la Fiscalía competente" considerando que "las conductas denunciadas podrían constituir delitos".

Consultada por este medio sobre las denuncias, la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech) declinó referirse al tema. Lo mismo ocurrió con la Secretaría de Sexualidad y Género de la federación.

El histórico plantel de educción superior ha sido escenario en los últimos años de una serie de acontecimientos que involucran acoso sexual y violencia de género, como los que se registraron en la Facultad de Filosofía y Humanidades que llevaron a la salida de académicos involucrados.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo