Respetemos la innovación y a sus protagonistas

Por Leo Meyer
  • Periodista, fundador de diariopyme.com y de la comunidad innovarock.cl – @leomeyer

El 27 de mayo pasado me encontré con una nota de Roka Valbuena en el diario La Segunda enfocada en perfilar a una de las innovadoras más importantes de Chile en el contexto mundial: la científica y cofundadora de Lab4U, Komal Dadlani.

Dado el estilo de quien la escribe, quien además realiza un muy buen programa radial junto a Felipe Izquierdo (la “Elvira”, ¿se acuerdan?), se puede esperar un estilo ágil, divertido, con toques de humor negro y asertivo. Pero en esta oportunidad todos esos atributos fueron desaprovechados.

En Chile no resulta fácil que la innovación y sus protagonistas tengan espacios relevantes en eventos, medios de comunicación ni la prioridad en la agenda del mundo público y privado. Por esta razón se torna tan valiosa cada iniciativa enfocada en relevar a los innovadores y su compromiso para solucionar problemáticas mundiales desde Chile.

Ese es justamente el caso de Komal Dadlani, bioquímica, hija de inmigrantes indios instalados en Arica, que a pesar de tener todo lo necesario para irse de Chile a potenciar "Lab4U" en San Francisco, Estados Unidos, ella decide seguir acá. “La capacidad de soñar es universal y aquí tenemos el talento necesario para desarrollar innovaciones de impacto global”, me dijo en una entrevista.

Y ella no es la única. Son cientos los innovadores chilenos que conozco jugados con sus ideas y sus equipos, persiguiendo un propósito que va más allá del éxito comercial y conectándose con las problemáticas sociales que generan desigualdad, injusticia y falta de oportunidades en el mundo.

Todo lo anterior merece mi respeto y el tuyo que lees estas lineas. Sacarse el sombrero es poco y aplaudir es insuficiente. Esos innovadores son quienes escriben hoy la historia, lideran el progreso y generan conocimiento. Y en ese sentido los medios de comunicación, los periodistas y también tu desde tu entorno, debemos hacer un esfuerzo mayor por permitirle a la innovación que gane espacios en diarios, radios, canales de televisión, redes sociales, en el auto, la plaza y durante el almuerzo.

El artículo mencionado al inicio de esta columna me recordó a los millones de chilenos que prefieren reír antes de construir. No se trata de ponernos graves ni dar tribuna o alabar a todo lo que huela a innovación, donde por cierto hay mucho “vende humo”, sino de respetar a quienes lo hacen bien de verdad.

Costó, pero como sociedad ya nos podemos reír de todo y eso resulta saludable: de los políticos, la farándula, la gran empresa… ¡de nosotros mismos! Pero aún no podemos desperdiciar ninguna tribuna, ¡ninguna!, que sirva para visibilizar a esos innovadores como Komal que inspiran a otros con su ejemplo.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo