Día Mundial del Tabaco: personas de menos recursos fuman más que las personas de ingresos altos

El hecho fue detallado por la ex directora del Senda Lidia Amarales, en el marco del Día Mundial del Tabaco.

Por Christian Monzón

El tabaquismo no es solamente un problema de salud para quienes fuman, sino también una amenaza para el desarrollo económico de un país, ya que supone un gasto importante en el sistema sanitario, una pérdida en la productividad de las empresas y una merma de ingresos en los hogares. Basándose en estas razones, entre otras, que la ONU incorpora el control del tabaco en los Objetivos del Desarrollo Sostenible al 2030, explica la doctora Lidia Amarales, directora médica de la organización "Respira Libre", dedicada a apoyar a los fumadores para dejar este hábito.

Por ello, agrega,  resulta indispensable detener el consumo de cigarrillos para disminuir sus  efectos en la salud de las personas pero también para disminuir la pobreza e inequidad. Se calcula que un trabajador o trabajadora que recibe un sueldo mínimo gasta casi el 23% en cigarrillos al mes.

En ese sentido, recordó que como ex directora del Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (Senda), demostraron en un estudio que hogares de niveles socieconómicos bajos tenían más alta prevalencia de tabaquismo que los altos (39,7% versus 32,1%). Además, en los pasados 10 años no han logrado disminuir sus tasas al ritmo de estos últimos (5% versus 10,2%), triplicando así la brecha de prevalencia de 2,4 pp a 7,6 pp.

Todo ello, añade, se traduce en problemas de salud, como mayor morbi-mortalidad de enfermedades crónicas atribuidas al tabaquismo, por lo tanto mayor gasto en salud en los hogares más vulnerables, pero también en mermas de la economía familiar, producto del ausentismo laboral y del gasto directo en tabaco.

"Los 14,7 cigarros/día consumidos por un fumador de nivel socioeconómico  bajo,  suponen el 22,8% de sus ingresos, versus el 3,8% que gasta un fumador de ingresos altos (9 cigarros/día), suponiendo rentas de $270.000 y $1.000.000 respectivamente. Esto demuestra que el tabaquismo empobrece los hogares chilenos y aumenta nuestra desigualdad, dificultando aún más nuestro desarrollo", enfatizó

"Por esto, en Día Mundial sin Tabaco, llamamos a parlamentarios a aprobar la nueva ley de tabaco que duerme en el congreso, al Minsal a implementar la cesación como garantía universal y al gobierno a ponderar que el tabaquismo es un freno al desarrollo de nuestra economía", remató Amarales.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo