El comienzo del fin: La última cuenta pública de Michelle Bachelet

La Presidenta realizó su última cuenta pública ante el Congreso.

Por Sebastián Vedoya

"Vengo a dar cuenta ante mis conciudadanos de la marcha de nuestro país", con estas palabras la Presidenta Michelle Bachelet inició su octava cuenta pública ante el Congreso Pleno. El último de su segunda administración. Dos horas ocho minutos que serán recordados como el balance de su mandato más difícil. Aunque en el corto plazo, seguramente, también tendrá efectos por el fuerte llamado a la unidad que realizó al mundo progresista, aunque evidentemente dedicado a la crítica situación que vive la Nueva Mayoría.

"Estoy aquí con la convicción y el orgullo de quien ha recibido la misión de liderar transformaciones que no podían esperar más", destacaría en los primeros minutos de su intervención.

Durante 97 ocasiones la Presidenta fue interrumpida por los vítores de los asistentes. Sin embargo, tres superaron en algarabía a las demás: al destacar que en 2018 el 60% de los jóvenes más vulnerables accederían a la gratuidad en educación, luego de enfatizar en los esfuerzos por destrabar el aborto en tres causales y cuando anunció que el segundo semestre de 2017 será ingresado para discusión el proyecto de matrimonio igualitario. "No puede ser que los prejuicios añejos sean más fuertes que el amor", destacaría Bachelet entre aplausos y la atenta mirada del cardenal Ricardo Ezzati.

El conflicto en La Araucanía tuvo un apartado importante en el discurso de la Jefa de Estado. Tras semanas de polémicas e insistentes pedidos desde la oposición para que se envíen a las Fuerzas Armadas a la zona, Bachelet señaló que era "tiempo de actuar a través del diálogo sereno y permanente, porque hay una legítima diversidad de intereses en juego".

En este sentido, anunció que los próximos días dará a conocer un plan integral, el cual, incluiría reconocimiento constitucional y participación política indígena. Estas propuestas, advirtió la Mandataria, irán incluidas en el proyecto de nueva Constitución que enviará al Congreso el segundo semestre.

Una de las promesas de campaña de Bachelet aún incumplidas era la revisión de la polémica "Ley de Pesca". Las denuncias de cohecho en torno al caso Corpesca que mantienen como imputados al senador Jaime Orpis (ex UDI) y a la ex diputada Marta Isasi (PRI), sufrirá una "modificación sustantiva" durante el tercer trimestre de este año. "Sé que necesitamos una legislación pesquera moderna, que resguarde los intereses de todos los chilenos", argumentó.

Los últimos minutos fueron de un tono más personal. Con un énfasis más emotivo, Michelle Bachelet dedicó palabras a la "historia de mi amor por Chile".

"Ha sido una historia de compromisos y esfuerzos, con aprendizajes, con dolores y con muchas alegrías", señaló. Al mismo tiempo, no escatimó palabras en demostrar satisfacción por la labor hecha durante los 3 años y 3 meses de mandato. "Podemos sentirnos satisfechos y orgullosos de lo que hemos hecho, yo lo estoy", agregó.

Un discurso con sabor a despedida. Con nueve meses para presentar los últimos proyectos y dejar "amarradas" las últimas reformas. Aunque se asume que en la próxima elección presidencial no sólo se definirá el futuro de aquellas que no logren culminar su trámite, sino también la relevancia que tuvo para los chilenos aquellas reformas ya promulgadas.

 

 

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo