La insólita medición del desempleo

Por Matías Godoy
  • Director de Economía para todos – www.economiatodos.cl

El Instituto Nacional de Estadísticas (INE) reportó que la tasa de desocupación durante el trimestre febrero-abril se ubicó en 6,7%, una décima superior al trimestre enero-marzo.

A pesar de los magros resultados económicos que registra el país desde 2015, los datos sobre desocupación no reflejan del todo la delicada situación de la economía de Chile. Sin embargo, detrás de estas cifras se esconde una insólita medición de la situación laboral del país.

Mes a mes el INE realiza una encuesta a miles de personas, la que tiene por objeto responder si se encuentran “ocupadas” o no en un “actividad remunerada”. Dado esto, el cuestionario busca dilucidar si una persona trabajó a cambio de remuneración al menos durante una hora en la semana anterior a la consulta. Independiente de que haya recibido salario, honorario, especie o pago pactado a futuro, el Estado considera que usted no es cesante, ni busca trabajo por primera vez. En palabras simples, tiene trabajo.

Desde enero de 2016, 105.094 nuevas personas se han declarado como trabajadores por cuenta propia, sumando 1.761.760 personas en total a abril de 2017. Esta categoría de ocupación corresponde a personas que explota su propia empresa o que ejerce independientemente una profesión u oficio, pero no tiene ningún empleado. En este sentido, en este grupo bien pudieran ubicarse vendedores ambulantes, niñeros o niñeras, profesionales a honorarios, choferes de Uber, entre otros. Recuerde que, para efectos de la encuesta, da lo mismo si usted trabajó 1 hora o 45. Está ocupado.

La pregunta es: ¿Cuántos de estos 1.761.760 hombres y mujeres realmente está trabajando? ¿Cuántos tan sólo una hora a la semana? Sin duda que es poco probable que la totalidad de estas personas no trabajan, sin embargo no es descabellado pensar que algún porcentaje (alto o bajo) lo hace en precarias condiciones.

Esta reflexión nos invita a pensar que la medición de la ocupación no puede ser interpretada como una medición del empleo. Para calificar a una persona como trabajador, ésta debiera cumplir una jornada similar o cercana a las 45 horas semanales. Al respecto, es hora de que las autoridades realmente comiencen a reportar cuántas personas tienen empleo. Uno de verdad, para así saber realmente cuánta gente está desempleada.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo