Uno de los terroristas de Londres trabajó en el metro y tenía acceso a los túneles bajo el Parlamento

Khuram Shazad Butt trabajó hasta el año pasado en la estación de metro de Westminster y tuvo acceso directo a los túneles bajo el Parlamento británico.

Por EFE

La Policía y los servicios secretos británicos son hoy centro de la polémica al saberse que uno de los terroristas, identificado como Khuram Shazad Butt, estaba en el radar de las fuerzas del orden pero no se le investigó activamente.

Nacido en Pakistán y criado en el Reino Unido, Butt, de 27 años, fue uno de los tres agresores que el sábado por la noche arrollaron con una furgoneta a viandantes en el puente de Londres y después apuñalaron a varias personas en el cercano mercado de Borough.

En el ataque, siete personas perdieron la vida y los tres terroristas fueron abatidos por agentes armados.

La Policía Metropolitana de Londres (Met) ha defendido su actuación después de que los medios revelasen que el canal 4 de la televisión británica había divulgado el año pasado un documental sobre las actividades de radicales islámicos, entre ellos Butt.

Además, Transport for London (TfL), responsable de la red de transporte de la ciudad, confirmó hoy que Butt trabajó para el Metro de Londres durante varios meses haciendo prácticas como asistente de atención al consumidor, pero que se marchó el pasado octubre.

El tabloide "Daily Mail" ha publicado una foto en la que se ve a Butt supuestamente en la estación de West Kensington con el uniforme azul del metro y una cazadora naranja.

En la filmación del canal 4, algunos de cuyos extractos han repetido desde anoche las emisoras, se puede ver al terrorista desplegando una bandera del grupo terrorista Estado Islámico (EI) en un parque de Londres junto con otros extremistas radicales.

Según el documental, estos radicales tenían supuestamente vínculos con el clérigo Anjem Choudry, actualmente preso.

Butt aparecía en ese documental titulado "The Jihadis Next Door" ("Los yihadistas de la puerta de al lado"), que alertaba sobre el aumento del extremismo en el Reino Unido.

Tras las críticas de la prensa al saberse que Butt era conocido por la Policía y que ésta había decidido en su día rebajar la importancia de la investigación, el asistente del comisario de las fuerzas del orden de Londres, Mark Rowley, defendió su actuación.

Rowley dijo anoche a los medios que no había información previa que indicase que el extremista planease un atentado.

"No había ninguna (información) de inteligencia que sugiriese que un ataque estaba siendo planeado", por lo que la prioridad de la pesquisa "fue reducida de escalón", dijo Rowley, que informó de que la investigación sobre Butt había empezado en 2015.

Al serle preguntado por la BBC si esa había sido una mala decisión, Rowley contestó que él no ha identificado nada que sugiriese que la medida no había sido la correcta.

El asistente policial puntualizó, no obstante, que el trabajo de las fuerzas del orden se centrará ahora en averiguar si los tres habían recibido ayuda o tenían vínculos con otras personas.

De acuerdo con los medios británicos, Butt estaría vinculado supuestamente con el grupo extremista al-Muhajiroun.

La amenaza terrorista en el Reino Unido se mantiene en un nivel "severo", el cuarto en una escala de cinco, que corresponde con una alta probabilidad de que se produzca un nuevo ataque.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo