"Adiós a las armas", las Farc inicia la vía política en una Colombia que busca la paz

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, añadió que el país está emocionado al constatar "el fin de esta guerra absurda que no sólo duró más de cinco décadas", sino que dejó más de ocho millones de víctimas, entre ellas "más 220.000 compatriotas muertos".

Por Agencias

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), la guerrilla más antigua de América, proclamó este martes su "adiós a las armas" tras más de medio siglo de lucha armada en Colombia, en un acto en el cual el presidente Juan Manuel Santos aseguró que la paz es "irreversible".

"Adiós a las armas, adiós a las guerra. Bienvenida la paz" (Farc), exclamó el líder de las Farc, Rodrigo Londoño, conocido como Timochenko, en una ceremonia en Mesetas, en el centro de Colombia, en la que se celebró el fin del desarme de unos 7.000 combatientes de esa guerrilla.

"No le fallamos a Colombia, hoy dejamos las armas", agregó Timochenko en Mesetas, donde esta guerrilla marxista, creada en 1964 tras una sublevación campesina, se consolidó e instaló su centro de operaciones.

También en un acto en el que esa guerrilla completó de manera simbólica su proceso de dejación de armas. , el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dio por cerrado el conflicto armado,

"Hoy 27 de junio para mí y creo que para la inmensa mayoría de los colombianos es un día muy especial, un día que jamás olvidaremos, ¡el día en que las armas se cambiaron por las palabras!", manifestó Santos en el acto celebrado en la zona veredal transitoria de normalización (ZVTN) de Buenavista, en el municipio de Mesetas, centro del país.

El mandatario afirmó que la dejación de armas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) es "la mejor noticia para Colombia en los últimos 50 años".

"No somos más un pueblo enfrentado entre sí, no somos más una historia de dolor y de muerte en el planeta, somos un solo pueblo y una sola nación avanzando hacia el futuro dentro del cauce bendito de la democracia", afirmó el presidente.

En el acto participaron el jefe de la misión de Naciones Unidas, Jean Arnault, a cargo del proceso de desarme; representantes de los países garantes del acuerdo de paz, Noruega y Cuba; la cúpula de la guerrilla y delegados del Congreso, entre otros.

"Consideramos que el compromiso con la dejación de armas individuales (…) ha sido honrado", expresó Arnault, tras recordar que el lunes la ONU certificó la entrega de 7.132 armas en las 26 zonas donde están concentrados los ahora ex combatientes.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo