Jóvenes que han renegociado sus deudas deben más de $16 millones en promedio

Datos de la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento dan cuenta que desde la vigencia de la nueva ley de quiebras, poco más de 240 personas de entre 18 y 29 años se han acercado a renegociar sus deudas con éxito.

Por Pablo Contreras

Según los últimos datos de la Encuesta Nacional de Juventud, el 33% de los jóvenes entre 15 y 29 años declara tener una deuda a su nombre, ya sea vencida o al día. Específicamente, el tramo entre 15 y 19 son el 4%, entre 20 y 24 años el 36% y entre 25 y 29 años el 55%.

Esas cifras reflejan la realidad financiera de los jóvenes de nuestro país y que, de alguna manera, dan cuenta de otro dato no menor. Según la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento (Superir), desde que entró en vigencia la nueva ley de quiebra en octubre pasado, 2.387 personas se han acercado para poder renegociar sus deudas, logrando llegar a un acuerdo con sus acreedores.

De ese total, el 10,4% (248), han sido jóvenes que tienen entre 18 y 29 años, por un monto total de deuda vencida y al día de $16.081.136 ($18.119.381 ellas y $13.023.769 ellos).

Cabe recordar que la norma indica que las personas que pueden acogerse a la renegociación son aquellas que tienen que cumplir requisitos como tener dos o más obligaciones vencidas por más de 90 días corridos, que sean por motivos distintos y que sumen en total más de 80 Unidades de Fomento (poco más de $2,1 millones).

A juicio de Nicolás Farfán, director nacional del Injuv, que 1 de cada 10 personas que renegocia deudas que no puede pagar sean jóvenes “es una cifra importante” y subraya que llama la atención que “el mayor endeudamiento, en este caso la insolvencia, es entre el público entre los 25 y 29 años, es decir, que se están iniciando en su vida profesional”.

En tanto, Alejandro Urzúa, economista y académico de la Universidad Andrés Bello, comenta que “es un dato que no sorprende, porque cuando uno disgrega la información de los deudores, nos damos cuenta que hay segmentos bastante marcados, con un nivel de endeudamiento más allá del razonable y que tienen menores niveles de ingreso como el caso del segmento juvenil”.

Más optimista es el superintendente de la Superir, Hugo Sánchez, para quien esta cifra “demuestran que el interés por parte de los jóvenes que quieren renegociar sus deudas y cumplir con sus acreedores ha ido en aumento”, esto a más de dos años de vigencia de la ley.

El problema al buscar empleo

Las principales causas de por qué los jóvenes están endeudados son por créditos universitarios,  tarjetas de casas comerciales y préstamos de consumo.

Urzúa subraya que en nuestro país “aún tenemos un bajo nivel de cultura financiera (…) Nos falta entender que cuando tenemos un cupo de $500 mil no es que me los estén regalando, me la están prestando y que me van a cobrar más que eso por los intereses”.

Eso sí, Farfán alerta además sobre el rol que juegan algunas entidades bancarias con estudiantes de educación superior cuando, por ejemplo, ofrecen cuentas corrientes especiales para ellos.

“Hago también un llamado a la responsabilidad de parte de los bancos y casas comerciales que están ofreciendo créditos a jóvenes sin ingresos. En nuestra encuesta se refleja que el principal ingreso de los jóvenes, el 49%, son sus padres, por lo tanto el crédito que otorgan lo hacen en la lógica de especular, porque los padres como codeudores sí podrán pagar”, afirma.

Frente a esta realidad, el Injuv y la Superir están relanzando una campaña llamada “Ponte al Día” para que los jóvenes conozcan esta herramienta y logren renegociar sus deudas, con un objetivo no menor: poder lograr encontrar un empleo.

Y es que Farfán subraya que estar sobreendeudado “no sólo afecta ahora, sino que a futuro, porque en gran parte de los trabajos te piden el Dicom, por lo tanto, esperamos que las deudas no sean una barrera de entrada para poder trabajar”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo