¿Empleo temporal o cuenta propia? Estas son las ventajas de la primera opción

Mantenerse vigente en el mercado laboral es una de ellas, según especialista.

Por Publimetro

Pese a que el incremento fue menor que en meses anteriores, según el último informe de empleo del INE el empleo por cuenta propia creció un 3,2%, más que el 1,2% de quienes lograron encontrar un trabajo formal.

En se sentido, Claudia Araya, gerente comercial de la empresa de outsourcing y recursos humanos GrupoExpro, recomendó que antes de emprender es mejor buscar "alternativas de empleo que los mantengan vigentes en el mercado laboral y con contrato, como los trabajos transitorios”.

Entre las ventajas del trabajo transitorio frente al cuenta propia, la ejecutiva destacó:

Cobertura social: las personas que realizan emprendimientos habitualmente lo efectúan de manera informal, por lo que no realizan los pagos correspondientes a su seguridad social, como salud y previsión.

En cambio, los trabajados transitorios o temporales siempre deben tener contrato laboral, y sus respectivas cotizaciones de AFP, salud (Fonasa o Isapre) y seguro de accidentes del trabajo y de cesantía. “Si la persona tiene un accidente en el trabajo o camino a éste, posee cobertura a diferencia de lo que ocurre con los emprendimientos por cuenta propia, que tienen mayor precariedad. Tener un contrato transitorio y cotización de salud, evita pagar una consulta médica particular en caso de enfermedad”, explica.

El trabajador transitorio también cotiza para su vejez, aumentando el fondo acumulado para jubilar. “En contraste, el trabajador por cuenta propia y que no cotiza por largos periodos disminuye sus opciones de obtener una buena pensión”, advierte.

Mantenerse en el mercado laboral: optar por un trabajo transitorio permite a las personas ser consideradas como un trabajador vigente y con antecedentes laborales activos en los procesos de selección de personal. Es percibido como una persona que tiene habilidades laborales como puntualidad y responsabilidad, y que sabe adaptarse a distintos sistemas de trabajo.

En cambio, un trabajador que lleva un largo periodo por cuenta propia a veces es percibido menos estable y se duda de su capacidad de volver a tener horarios y jerarquías, lo que merma sus opciones cuando a postula a un trabajo.

Opción de trabajo estable: los trabajos transitorios tienen contratos que van desde 1 hasta 180 días, pero cuando las personas tienen buen desempeño logran estabilidad laboral, es decir, tienen trabajo e ingresos de manera permanente a través de contratos sucesivos.

Gracias a que adquieren distintas herramientas laborales y conocen distintos rubros, también se tornan más empleables.

Mostrarse e insertarse: tener un buen desempeño en un trabajo transitorio –como vendedor, operador de logística o profesional como ingeniero- genera la opción de ser contratado de planta por la empresa en la que se prestó servicios. “La compañía donde te desempeñas te observa y estás en vitrina. En el trabajo por cuenta propia, nadie se entera de tus talentos”, concluye la experta.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo