Comienza la cuenta regresiva: Línea 6 del Metro inicia su marcha blanca

La Presidenta Michelle Bachelet presenció el inicio de las pruebas en el futuro trazado.

Por Sebastián Vedoya

29 de diciembre de 2009. Faltan sólo días para iniciar la segunda década del siglo XXI y menos de tres meses para que la Presidenta Michelle Bachelet culmine su primer mandato. Acompañada por los entonces ministros René Cortazar (Transportes), Sergio Bitar (Obras Públicas), Patricia Poblete (Vivienda) y Andrés Velasco (Hacienda), la Mandataria anunciaba una de las últimas obras de la desaparecida Concertación: la construcción de la Línea 6 del Metro de Santiago.

Casi ocho años después de aquella conferencia de prensa en La Moneda, la misma Jefa de Estado, esta vez rodeada de otras autoridades e investida en nombre de la Nueva Mayoría, llegó hasta la futura estación Bío-Bío (Santa Rosa con Centenario) para ser testigo del inicio de la marcha blanca del por entonces lejano anuncio, el cual, pese a algunos cambios de estaciones, se mantiene casi intacto.

"Aquí empiezan las pruebas finales, el ensayo general", explicó Bachelet, mientras reflexiona sobre el beneficio que traerá este servicio a los usuarios del transporte público de la capital. "Estos trenes permitirán hacer millones de viajes al año con ahorro de tiempo, comodidad, aire acondicionado y los más altos estándares de seguridad en los vagones y las estaciones", sostuvo.

Apenas son pasadas las 8:00 horas, y seis carros dotados de tecnología inédita para Chile, recorren los 15 kilómetros y las 10 estaciones que poseerá el trazado encargado de unir Cerrillos y Providencia en 19 minutos, dando así conectividad subterránea a 1,1 millón de habitantes de 7 comunas capitalinas.

Según detalló el presidente del directorio de Metro, Rodrigo Azocar, las pruebas irán progresando hasta llegar al mismo funcionamiento que existirá desde la puesta en marcha del servicio, posiblemente en la segunda mitad de septiembre. Seis trenes recorren ida y vuelta el trazado con detención en cada estación, luego aumentarán a ocho vehículos y, finalmente, operarán los 11 que se contemplan para el funcionamiento de esta nueva Línea.

De acuerdo a Azocar, la marcha blanca permitirá corroborar que los sistemas funcionen sincronizados, dado que el servicio será totalmente automatizado: desde carros hasta puertas de andén dirigidos desde el Centro de Control Integrado ubicado en la futura estación Ñuñoa (Línea 3).

"Esta es una operación de Metro distinta a la que hoy utilizamos y no tiene nada que envidiarle a los mejores metros del mundo como Barcelona y París.", aseguró.

Más allá del chequeo de la operación misma, los trabajos presentan un 96% de avance. Pese al escenario propio de una obra, ya se encuentran instaladas las puertas de andén, los torniquetes y la infraestructura de las estaciones. Sólo restan algunas escaleras mecánicas, los ascensores y el exterior.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo